Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 21 de abril de 2024
  • Actualizado 22:10

El VIH, 40 años después del primer caso

El VIH, 40 años después del primer caso

En 1984 se notificó en Bolivia el primer caso de VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y tras 40 años de convivir con esta enfermedad, en el país se registraron 39.952 pacientes, hasta el pasado 4 de febrero. 

Un informe de la gestión 2020 señala que hasta esa fecha había 27.913 casos registrados, es decir que en cuatro años se sumaron 12.039 pacientes, en un promedio de 4.000 por cada gestión.

Lo que llama la atención de las autoridades de Salud es que el 40% de los afectados es joven (entre 20 y 29 años), por lo que exhortaron a esta población a protegerse cuando tienen relaciones sexuales para prevenir esta y otras enfermedades venéreas. Por ejemplo, el uso del condón es recomendado.

Si bien el temor y el desconocimiento en torno a esta enfermedad se fueron superando con el paso de los años, no se debe perder de vista que el VIH sigue presente, afecta cada año a personas de todas las edades y continúa causando muertes entre los pacientes.

El Ministerio de Gobierno recordó que el VIH es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si el VIH no se trata puede causar sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Una vez que se contrae el VIH, se lo tiene de por vida.

Por eso es fundamental tener en cuenta las medidas preventivas para evitar contraer el VIH, más aún en las fiestas de Carnaval, cuando las personas consumen bebidas alcohólicas en exceso y mantienen relaciones sexuales sin protección.

La buena noticia es que, a diferencia de lo que ocurría en los primeros años de la enfermedad, actualmente existen tratamientos que permiten controlar esta dolencia para que las personas afectadas lleven una vida sin contratiempos, además de reducir la mortalidad y el riesgo de transmisión.

Asimismo, el personal de salud y la población en general han llegado a entender que no se debe ni puede discriminar a las personas que, por uno u otro motivo, han contraído el VIH, porque sus derechos están intactos.

La discriminación y el rechazo que eran recurrentes en los primeros años, tras la irrupción de esta pandemia, se fueron superando con información, es decir, por ejemplo, desterrar la idea de que el VIH se contagiaba mediante el simple contacto con personas afectadas.

Para superar los prejuicios en torno a esta enfermedad, por ejemplo, se empezó a utilizar un lenguaje más adecuado cuando se refiere a esta enfermedad. Solo como ejemplo, es importante señalar que ya no se habla de contagio sino de transmisión. Entre otros términos.

Sin embargo, es necesario puntualizar que no es suficiente cambiar la nomenclatura para nombrar al virus o a la persona afectada, sino que es más importante cambiar la actitud de las personas hacia los afectados para lograr un cambio efectivo.