Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:07

Ventas, pero con control y medidas de bioseguridad

Ventas, pero con control y medidas de bioseguridad

Bolivia vive un periodo de cuarentena total desde el 22 de marzo. Hace más de un mes que las diferentes actividades están paralizadas en el país; solo algunas específicas como las farmacias, tiendas de barrio, mercados y supermercados operan, pero por solo cuatro horas y de lunes a viernes. Esas determinaciones fueron asumidas para frenar la propagación del COVID – 19.

Es sabido que el aparato productivo de Cochabamba y resto de Bolivia no trabaja de forma regular, pero, el aislamiento también afecta a negocios del rubro de alimentos. En este grupo están los grandes restaurantes y los pequeños puestos de venta de comida rápida.

Hace una semana, la presidenta Jeanine Áñez amplió la cuarentena total hasta el 30 de abril, sin embargo, adelantó que cada siete días harían una evaluación para ver el comportamiento del coronavirus y, en base a esos datos, ver opciones para “liberar” algunas actividades, pero manteniendo y cumpliendo a cabalidad las recomendaciones para preservar la salud y la vida de los bolivianos.

El lunes, el ministro de Planificación del Desarrollo, Carlos Melchor Díaz, informó que se autorizará el funcionamiento de restaurantes y lugares donde elaboran comida para que puedan abrir, pero solo con el servicio de entregas para llevar. Todo indica que esa determinación fue tomada tras una primera evaluación del comportamiento del virus en el país. Sin lugar a dudas es una noticia alentadora, porque, al parecer, paulatinamente comenzará a normalizarse algunas actividades en Cochabamba y el país.

Si bien es bueno saber que los restaurantes y otros negocios del rubro de comidas podrán vender, pero solo para llevar a casa, a través del servicio delivery, es importante que cumplan todas las medidas de bioseguridad para evitar el contagio del mortal coronavirus. Asimismo, las autoridades del área controlen y garanticen que lo que se está haciendo no implique riesgos tanto para los que preparan como para los que consumen.

La presidenta de la Cámara Departamental de Empresarios Gastronómicos, Vivian Cardona, dice que no han recibido de manera oficial el comunicado del Gobierno para comenzar a trabajar y ofertar alimentos para entregar en domicilios. Añadió que se enteró de la flexibilidad para trabajar a través de los medios de comunicación. Sin embargo, su sector está solicitando una reunión con autoridades gubernamentales para coordinar el trabajo, sobre todo, lo relacionado a las medidas de bioseguridad que deben cumplir todos los restaurantes y negocios afín.

Es claro que se tienen que aprobar normativas y reglamentos que definan con claridad la nueva forma de trabajar para garantizar la salud y la vida de los bolivianos, mas aún en el rubro de los alimentos.

Cardona considera que las reglas deben estar claras y acorde a la realidad que vive el país, pero se debe tomar en cuenta la cultura e idiosincrasia de los bolivianos.

Es importante que se comience a reactivar la economía en el país, pero, urge tomar las medidas de bioseguridad necesarias para evitar que se propague el virus, más aún si estamos hablando de alimentos. No solo se tendrá que considerar a los restaurantes y al personal que en ellos trabaja, sino a todos los que directa o indirectamente están involucrados en ese rubro.

Los nuevos tiempos que vivimos por la presencia del COVID – 19, nos obliga a extremar esfuerzos e inversiones para garantizar la salud y la vida de todos.