Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 21:45

Veedores, una tarea reglamentada

Veedores, una tarea reglamentada

Los veedores nacionales e internacionales son importantes en las elecciones generales que se realizan en cualquier país del mundo.

El papel que jugarán los observadores en los comicios del 18 de octubre, sin lugar a dudas, será importante, considerando que el país viene de pasar por una elección marcada por el fraude.

Una muestra de la importancia de los veedores es el rol que jugaron los enviados de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en el proceso electoral del año pasado. Pues, fueron precisamente ellos los que detectaron indicios de fraude y, tras una auditoria concluyeron que se manipularon los resultados en esos comicios.

Este 18 de octubre, como en anteriores elecciones, veedores de la Unión Europea (UE), Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la OEA, así como de otros organismos internacionales y nacionales que velan por la preservación de la democracia, estarán en el país para observar cómo se desarrollarán las elecciones.

Para delimitar los alcances  de su participación y garantizar su trabajo, se publicó un reglamento que debe ser cumplido por los veedores.

Entre los puntos más importantes está que deberán abstenerse de realizar comportamientos incompatibles con su condición de acompañantes y les prohíbe declarar ganador o perdedor a ningún candidato, “ni difundir o comentar resultados de encuestas, ni ofrecer resultados preliminares o definitivos parciales o totales, proyecciones sobre las votaciones, difundirlos públicamente antes de que el Órgano Electoral se haya pronunciado al respecto. Asimismo, no podrán intervenir o interrumpir la instalación, conformación y el trabajo de los jurados de las mesas de sufragio.

Los observadores tendrán acceso a todos los lugares o centros de votación para realizar su trabajo; pero no será lo mismo para los acompañantes, por razones de seguridad.

Pero no todo son obligaciones, ya que los veedores tendrán el derecho de acceder a la documentación legal en materia electoral y también podrán tener acceso a comunicación directa con los partidos políticos, candidatos, alianzas u otras organizaciones y ciudadanía en general en todo el país.

Asimismo, podrán acceder a los recintos de votación desde la instalación de las mesas de sufragio hasta el escrutinio y el cómputo, y están autorizados para recibir denuncias de los ciudadanos u organizaciones políticas.

Varios delegados de las misiones de observadores ya se encuentran en Bolivia coordinando con el TSE y están atentos a todo lo que sucede en la campaña proselitista.

La presencia de los veedores es importante, porque son personas que se sobreentiende que no responden a intereses político partidarios, por lo que su actuación tendría que ser completamente imparcial. Así como también sus informes deberán apegarse estrictamente a lo que vean en el proceso electoral.