Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 03 de junio de 2020
  • Actualizado 22:26

Vecinos de la región en crisis

Vecinos de la región en crisis

La violencia y la desaceleración de la economía son dos hechos que afectan a parte de la región sudamericana, vecinos de Bolivia. Chile, por ejemplo, vive desde el pasado 18 de octubre un estallido de violencia con manifestaciones masivas en las calles, así como focos de violencia y disturbios que han cobrado la vida de al menos 20  personas.

Colaboración

Los gobiernos de los países sudamericanos deberán trabajar con el horizonte de mejorar la economía de la región y en acuerdos que permitan la cooperación.

El Ejército y las fuerzas del orden reprimieron a los manifestantes que reclaman reformas estructurales. Una salida, según analistas políticos, sería la de realizar reformas en la Constitución de Chile.

Venezuela es otro país que tiene, desde hace varios meses, conflictos sociales que afectan a la región, toda vez que miles de sus ciudadanos se vieron obligados a salir de su país para buscar en las naciones vecinas trabajo y mejores oportunidades de vida.

La situación, si bien ha quedado en statu quo, sigue en el ojo de la tormenta, al extremo de que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, afirmó que la “defensa de la democracia” ha dejado de ser un “asunto interno” de Venezuela.

Los ciudadanos venezolanos viajan miles de kilómetros a países como Colombia, Perú, Brasil y Bolivia, entre otros. En algunos casos son bien recibidos y consiguen trabajo, pero en otros son ignorados por los pobladores locales.

La situación en Argentina tampoco es del todo alentadora. Con un electo presidente, Alberto Fernández, y una crisis económica galopante, el nuevo Mandatario tiene el reto de buscar la estabilidad del país que actualmente administra Mauricio Macri.

Fernández, del Frente de Todos, que gobernará Argentina desde el 10 de diciembre próximo, aboga por abrirse al mundo, pero a través de una mayor integración regional, preservando sus intereses.

El electo presidente Alberto Fernández decidió, como parte de su política económica, reunirse con el Gobierno mexicano para tratar temas de interés común.

La idea de Fernández es que  “América Latina debe trabajar unida para superar la pobreza y desigualdad que padece”.

Sobre este aspecto, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) señaló que el gran reto es la inclusión, “debido a que nuestra región vive hoy en día un momento bastante complejo”, según el presidente de esta organización, Luis Alberto Moreno.

Las desacertadas medidas económicas que han adoptado algunos gobiernos de la región han provocado la frustración de millones de personas que, como reacción, salen a las calles a protestar, como ocurre en Chile y sucedió en Argentina y Ecuador.

La violencia que se desata en un país o la crisis económica que vive afectan a los vecinos, no solo por la migración de miles de personas, sino también porque las relaciones económicas entre naciones se hacen más complejas.

Los gobiernos de los países sudamericanos deberán trabajar con el horizonte de mejorar la economía de la región y en acuerdos que permitan la cooperación en diferentes temas, como el migratorio, educativo y laboral, entre otros.

Bolivia no queda al margen de estos problemas, desde el 21 de octubre, en las calles se viven movilizaciones y enfrentamientos que han cobrado la vida de dos personas en Montero, Santa Cruz.

Lo importante será estabilizar la región, para que la violencia no se propague y que, al contrario, se vayan desarmando los conflictos sociales y económicos que emergieron en los diferentes países.