Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 10:11

Vacunas que salvan vidas a punto de expirar

Vacunas que salvan vidas a punto de expirar

A diferencia de otros países en desarrollo que no tienen la suficiente cantidad de vacunas para toda su población, Bolivia adquirió el lote suficiente para inmunizar al denominado grupo vacunable. El Gobierno anunció, en reiteradas oportunidades, que se cuenta con las dosis necesarias, pero no todas las personas acudieron aún a los centros de inoculación.

Recibir una dosis o dos de la vacuna anticovid es un acto de responsabilidad porque uno se protege contra esta mortal enfermedad y cuida al entorno con el que convive.

Por eso no se entiende por qué hasta la fecha algunas personas no acudieron a los centros de vacunación para recibir las dosis correspondientes, más aún cuando persiste el riesgo de muerte a causa de esta pandemia que mató a casi 19 mil personas en Bolivia y 4,5 millones en el mundo.

La indiferencia de algunas personas puede provocar que la enfermedad siga propagándose con elevada tasa de letalidad, pero, además, que algunas vacunas se desperdicien porque la fecha de expiración está a punto de cumplirse, en este caso la Johnson & Johnson.

El Ministerio de Salud, mediante un comunicado, apuntó “a la incapacidad” de las instancias departamentales y municipales el vencimiento de estas vacunas. Empero, aquí habría que precisar que la responsabilidad es personal, porque la gente conoce dónde se vacuna y en qué horarios y, en consecuencia, puede acudir para recibir las dosis necesarias.

En las últimas semanas, los puntos de vacunación permanecieron casi desiertos, a diferencia de lo que sucedía en los primeros meses cuando se tenía que incluso pernoctar en la calle para asegurarse una vacuna.

Mientras, en otros países, las personas claman para que sus gobiernos adquieran y suministren las vacunas con el fin de prevenir que las consecuencias del coronavirus sean letales en caso de contagiarse con el coronavirus.

Por eso es importante que quienes aún no se hicieron vacunar acudan a los puntos donde se administran las dosis de las diferentes marcas y así se evitará que se desperdicien vacunas que podrían servir en otras latitudes.

Sería muy irresponsable permitir que estas vacunas que salvan vidas se tengan que botar al basurero. Asimismo, se debe recomendar a las personas que están esperando las segundas dosis de la rusa Sputnik V acudir a los centros de inmunización para completar su esquema de vacunación. 

Solo cuando la mayor parte de la población tenga sus dosis completas se podrá hablar de inmunidad rebaño y así podremos ir retomando la normalidad en todas las actividades, tanto educativas como laborales y, cuando se pueda, las reuniones familiares, pero manteniendo las medidas de bioseguridad, porque la batalla contra esta pandemia se sigue librando en varios frentes.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad