Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 06:43

Vacunación responsable

Vacunación responsable

Los casos positivos de coronavirus y el número de muertes han disminuido en los últimos días en Cochabamba, lo que permite un respiro en la lucha contra esta pandemia, pero sin bajar la guardia y manteniendo las medidas de bioseguridad.

La vacunación es una de las estrategias que busca disminuir el índice de letalidad en el departamento, especialmente después de haber tenido semanas con un promedio de una veintena de muertes diarias, por lo que las personas que aún no recibieron las dosis correspondientes deben ir con premura a los centros de inoculación. Actualmente, pueden asistir las personas desde los 18 años.

Recibir la vacuna anticovid permite, según reiteran las autoridades de salud, mitigar los efectos de la enfermedad, en caso de que una persona se contagie con este virus.

En los últimos días han llegado al país millones de vacunas, por lo que existe el stock suficiente para todas las personas que acudan a los centros de vacunación y, según adelantó el Gobierno, en las próximas semanas se traerán más dosis para garantizar que se pueda inocular a quienes faltan.

Lo importante es que las vacunas se envían también al área rural, de modo que los pobladores de esas zonas no tendrán la necesidad de viajar hasta los centros urbanos. Ir a vacunarse es una responsabilidad que debe asumir cada persona, porque no solo se está protegiendo, sino también a sus familiares y a quienes conforman su entorno más cercano, especialmente a los que forman parte de los grupos vulnerables como las mujeres embarazadas, adultos mayores y pacientes con enfermedades de base.

Para evitar la propagación del virus, las brigadas de salud están llegando a todos los sectores posibles, incluidos los penales de Cochabamba, con el objetivo de vacunar a la totalidad de la población carcelaria. En este caso en particular, Régimen Penitenciario tramita vacunas también para los parientes que visitan con más frecuencia a los internos, de modo que el riesgo de contagio disminuya.

La población debe tomar ventaja de que los casos han disminuido (aunque no en los porcentajes ideales) para acudir a los centros de vacunación y, sobre todo, cuidar rigurosamente las medidas de bioseguridad: usar el barbijo en forma adecuada, lavarse constantemente las manos con agua y jabón, llevar alcohol para desinfectarse y mantener el distanciamiento social de al menos un metro y medio.

Asimismo, las personas deben evitar, mientras continúen los contagios, ir a lugares con aglomeración de personas, menos a fiestas o a reuniones donde se consume alcohol. Vencer al coronavirus está en manos de todos. Si se aplica las medidas de bioseguridad y se evita las aglomeraciones innecesarias, lo más seguro es que ya no veamos más salas de terapia intensiva congestionadas ni falta de oxígeno para los pacientes más graves. Es hora de tomar con más responsabilidad la lucha contra esta pandemia.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad