Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 06:45

Vacunación y cuidado para volver a la normalidad

Vacunación y cuidado para volver a la normalidad

Cientos de jóvenes, a partir de 18 años, acuden a los puestos de vacunación dispuestos por el Servicio Departamental de Salud (SEDES), después de que el gobierno de Luis Arce autorizara la inmunización a personas desde esa edad como una de las estrategias para hacer frente a una posible cuarta ola de la pandemia que, según los médicos, está “más cerca que lejos”.

Y a la par de haber adelantado la inmunización a este grupo etario, el Gobierno anunció la llegada de al menos seis millones de dosis de Sinopharm, hasta agosto, para vacunar a todos los que aún no han recibido las dosis.

Desde que se conoció el primer positivo de coronavirus en el país, el 10 de marzo de 2020, hasta la fecha se han contabilizado más de 440 mil casos con alrededor de 17 mil decesos, además de una economía bastante golpeada por las cuarentenas que se implementaron desde el 22 de marzo del mismo año.

La vacunación masiva busca, entre otras cosas, bajar el número de muertes que se registran cada día en el país, además de preparar a la población para volver a la nueva normalidad, con el objetivo de que las actividades económicas se reactiven.

La pandemia y las cuarentenas han afectado a todos los sectores económicos, pero con más fuerza a las personas que trabajan en el comercio informal, porque si no salen a vender no tienen para comer.

Empero, volver a la normalidad no implica dejar de lado las medidas de bioseguridad o los cuidados para no seguir propagando el virus. En las próximas semanas, según estimaciones de expertos, se podría ingresar a la cuarta ola, para lo cual el sistema de salud debe estar robustecido.

El presidente Luis Arce señaló que para detectar en forma temprana los casos de coronavirus, se reparten 2.1 millones de pruebas antígeno nasal y reactivos que llegaron al país en las últimas semanas.

Detectar precozmente los casos de COVID-19 es la mejor manera de evitar que esta enfermedad se siga propagando entre la población, porque el objetivo es detener esta ola de contagios y que quienes aún están con esta enfermedad se aíslen y recuperen totalmente.

Para enfrentar la tercera y una posible cuarta ola, los SEDES deberán dotar a los recintos hospitalarios más unidades de terapia intensiva, garantizar el oxígeno medicinal para los pacientes COVID y prever que exista el stock suficiente de medicamentos que se necesitan para el tratamiento.

Las personas que tienen 18 años en adelante deben acudir lo más antes posible a los centros de vacunación para recibir las dosis correspondientes, porque esa es la mejor manera de protegerse y cuidar la vida de sus familiares. Asimismo, quienes pertenecen a otros grupos etarios y no recibieron las dosis por alguna razón, deben vacunarse, caso contrario se convierten en parte del problema.

La reactivación de las actividades económicas, en parte, depende mucho de alcanzar la inmunidad de rebaño.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad