Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 14:45

Vacuna, el pedido clamoroso de la prensa

Vacuna, el pedido clamoroso de la prensa

Médicos, enfermeras, periodistas, policías y militares son, entre algunos grupos, los profesionales que se encuentran en la denominada primera línea, es decir, en contacto más cercano con las personas en su trabajo diario, por lo que, en consecuencia, tienen más riesgo de contagiarse con el coronavirus.

Para disminuir el riesgo de infección, estas personas reciben, en algunos casos, con prioridad, la dotación de equipos de bioseguridad, porque están en contacto con personas que no conocen y que pueden ser portadoras del virus.

La vacuna contra el coronavirus, de diferentes laboratorios, empezó a llegar al país y, según el plan del Gobierno, se aplica en primera instancia a estos grupos. Miles de dosis se destinaron al personal de salud, brindando, de cierta forma, seguridad a estos profesionales que atienden cada día a pacientes con la enfermedad que ha matado a un poco más de 11.300 personas en Bolivia y a más de 2,4 millones en el mundo.

Los periodistas, que cada día deben hacer reportes desde la calle y entrevistar a personas en medio de aglomeraciones, entre otras tareas, tienen que estar protegidos, en este caso por la vacuna contra el coronavirus.

En diferentes departamentos del país se han conocido casos de muertes de periodistas, quienes contrajeron la enfermedad mientras realizaban la cobertura periodística.

No es suficiente que un periodista lleve consigo su barbijo, un protector facial, se lave las manos constantemente y siempre tenga en su poder alcohol para desinfectarse, porque, pese a estos recaudos, el riesgo de contagiarse con el virus está latente, en todo momento.

Tal es la preocupación de los periodistas que se declararon en estado de alerta y solicitaron, por tercera vez, que el Gobierno, mediante el Ministerio de Salud, aplique lo más antes posible las vacunas contra la COVID.

“Es un pedido clamoroso… no nos dejen morir…”, señala parte del tercer pronunciamiento que los periodistas hicieron público la pasada semana.

Esta solicitud debe ser atendida por el Ministerio de Salud lo más pronto posible, pero no porque sea un grupo que goce de un privilegio especial, sino porque es necesario debido a su trabajo.

Asimismo, los gremios de periodistas piden, y en este caso para precautelar la salud de la población, que se deje de realizar manifestaciones masivas, políticas y de otra índole, y que en lo posible se eviten las conferencias de prensa con la presencia de un grupo grande de personas.

Los periodistas recuerdan que la ONU recomienda que los gobiernos deben garantizar el ejercicio de esta profesión y colocar a la prensa en el mismo nivel de preferencia de otros gremios para recibir la vacuna. Este criterio, y el pedido clamoroso de los periodistas, debe ser escuchado por las autoridades sanitarias y tomar en cuenta a este sector profesional que tiene la importante responsabilidad de llevar a los hogares información verificada.

Premura

La solicitud de los periodistas, de recibir la vacuna, debe ser atendida lo más pronto posible, pero no por un privilegio especial, sino porque es necesario debido a su trabajo.