Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 16:36

Las UTI y las nuevas variantes de la COVID

Las UTI y las nuevas variantes de la COVID

Los casos positivos de coronavirus han bajado en Cochabamba, así como la demanda de oxígeno medicinal. Sin embargo, la disponibilidad de unidades de terapia intensiva es mínima, solo el 10% del total, situación que preocupa sobremanera a las autoridades de salud.

El fin de semana, el director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Freddy Medrano, informó que el 90% de las camas de terapia intensiva están ocupadas, por lo que algunos municipios trabajan en la implementación de más unidades de este servicio ante la posibilidad de que el departamento ingrese a la cuarta ola de la pandemia.

Empero, la solución no pasa únicamente por la instalación de más unidades de terapia intensiva o mayor producción de oxígeno medicinal, sino por prevenir que los contagios se incrementen. Y eso se logrará si todos cumplen con las medidas de bioseguridad. Vale decir, que se utilice el barbijo correctamente, el uso de alcohol para desinfectarse, el lavado constante de manos con agua y jabón y el distanciamiento social de al menos un metro y medio.

Otra estrategia para prevenir que los casos se multipliquen es evitar las aglomeraciones sociales y, especialmente, los eventos sociales en los que no se respeta el distanciamiento social y menos las medidas de bioseguridad.

Los casos han disminuido en las últimas semanas, pero eso no implica que se baje la guardia en la lucha contra esta pandemia, porque en cualquier momento podrían subir, lo que generará nuevamente los problemas que se tuvieron en las otras olas.

En la tercera ola, las unidades de terapia intensiva estaban ocupadas al 100%, pero, además, había una lista de espera de hasta 50 pacientes que requerían este servicio. Muchos de los afectados con coronavirus no tuvieron la oportunidad de acceder a una cama de internación y murieron en el camino.

Medrano recalcó, además, la importancia de vacunarse para protegerse de los efectos más agresivos del virus, debido a que la mayor parte de las personas que ocupan las unidades de terapia intensiva son las que no recibieron ninguna dosis. El Ministerio de Salud dijo que el 90% de los espacios de terapia intensiva estaban ocupados por los no vacunados.

Otro tema de preocupación es la irrupción de nuevas variantes del virus, entre ellas la Delta, además de la brasileña que ya circula entre la población. Y preocupa porque se trata de variantes más contagiosas, cuyos síntomas se presentan más rápido y con mayor virulencia.

Por eso, insistimos que depende de los cuidados que asuma la población para que no se llegue a un colapso del sistema sanitario con hospitales abarrotados de pacientes, familias peregrinando por oxígeno y personas inescrupulosas que venden medicamentos triplicando el precio original.

Evitar esta situación es posible con medidas relativamente sencillas. Está en manos de cada uno.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad