Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 15:24

Use barbijo y salve su vida

Use barbijo y salve su vida

Utilizar un barbijo de la forma correcta es una de las medidas fundamentales para protegerse de la COVID-19, además de usar alcohol para desinfectarse, el lavado constante de las manos y mantener la distancia social, especialmente en la calle.

Sin embargo, aunque se repite insistentemente en guardar estas medidas valiosas de bioseguridad, hay personas que se resisten a usar, por ejemplo, el barbijo o mascarilla.

En algunos casos, personas a las que se recomienda usar barbijo, responden con ironía y hay quienes incluso reaccionan con agresividad, hasta el punto de, en casos más extremos, repartir golpes.

Eso fue lo que sucedió este fin de semana, en Santa Cruz. Un hombre, a quien una activista le pidió colocarse el barbijo, propinó una patada en el rostro de la mujer, provocando la indignación de las personas que se encontraban en el interior de un centro comercial de la capital cruceña. El hombre, que se resistía a colocarse el barbijo, dejó incluso a su hijo en el suelo para discutir acremente con los guardias de seguridad del centro comercial.

Es cierto que a veces es incómodo utilizar el barbijo, pero es necesario hacerlo, porque eso protege contra un posible contagio. Los estudios médicos han demostrado que si las personas llevan la mascarilla bien puesta en el rostro y mantienen la distancia mínima de un metro y medio, es poco probable que exista el contagio.

Usar este implemento de bioseguridad es vital, más en este momento en el que los casos de contagio se han disparado en el país, con una media de más de 2.000 por día.

Argumentos como "es incómodo" "no va a pasar nada" o "ya no es necesario" son erróneos, porque, lamentablemente, el virus de la COVID está en muchos lugares y es altamente contagioso.

No queremos vivir nuevamente la dramática situación de mediados del año pasado, cuando los hospitales colapsaron y los cuerpos de las personas fallecidas no podían ser recogidos de hogares o calles.

Podemos bajar el número de casos positivos de COVID, pero eso depende de cada uno, de cumplir adecuadamente las medidas de bioseguridad, de no acudir a lugares con muchas personas y de salir de casa solamente lo estrictamente necesario.

Si una persona se contagia por imprudencia, coloca en riesgo no solo a sus amigos, vecinos, compañeros de trabajo o personas desconocidas, sino también a su familia, y en este último grupo a los más vulnerables: adultos mayores o aquellos que tienen enfermedades de base.

Es mejor prevenir que lamentar. Este dicho debe aplicarse rigurosamente hoy en día, porque ya hemos sido testigos de los estragos que causa el coronavirus, y más aún en el país que tiene una tasa de mortalidad mayor a la del promedio a nivel mundial.

Exhortación

Seamos responsables, cuidemos la vida y que lo que se vivió en Santa Cruz el fin de semana no se vuelva a repetir, por el bien de todos.