Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:08

Urge avance de aducciones para llevar agua potable

Urge avance de aducciones para llevar agua potable

La planta de tratamiento de Jove Rancho tiene la capacidad de tratar 1.000 litros de agua por segundo, que podrían abastecer, en una primera fase, a los municipios que se encuentran en el eje metropolitano, donde se concentra la mayor cantidad de población del departamento, según la explicación técnica del viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico, Carmelo Valda.

Esa es una muy buena noticia para Cochabamba que tiene, sin embargo, un detalle. Hasta la fecha no se han concluido las aducciones para llevar el agua tratada hasta los municipios del eje metropolitano, por lo que este servicio no llegará aún a los hogares de las familias que lo necesitan.

Hace por lo menos un lustro, e incluso más, los alcaldes de los municipios del eje metropolitano estaban enterados de que el agua de Misicuni, una vez que la represa empezara a almacenar este líquido, estaría disponible para sus jurisdicciones, empero no tomaron las previsiones que les correspondía para trabajar en forma prioritaria en la construcción de aducciones y en las redes de distribución para los diferentes barrios.

El agua de la planta de tratamiento ya está disponible, pero no hay cómo llevarla hasta los municipios que la requieren, todo por la negligencia de quienes estuvieron a la cabeza de las alcaldías del eje.

Pero, como no sirve de nada llorar sobre la leche derramada, es mejor reaccionar y empezar a concluir las obras que se requieren para llevar este servicio básico a las familias que carecen del mismo o que reciben agua mal tratada o de calidad dudosa.

El anuncio que se hizo el pasado domingo da cuenta de que el agua llegará, en primer término, a Colcapirhua, en diciembre de 2021, y hasta 2022 a Sacaba, Tiquipaya y Cochabamba (zona sur).

Empero, aquí cabe una nueva interrogante. ¿Cuán preparado está el municipio de Colcapirhua para recibir el agua de Misicuni? ¿Concluirá las aducciones hasta diciembre y las redes de distribución?

Estas interrogantes deberán ser respondidas por las autoridades y los técnicos de esos municipios, pero no solamente con discursos demagógicos o explicaciones rimbombantes, sino con obras, es decir trabajando en la conclusión de las aducciones y la implementación de las redes secundarias que se requieren.

Si estos trabajos no están terminados hasta fin de año, mejor si es antes, sería una nueva negligencia por parte de la gestión actual, porque la gente que no cuenta con un servicio de calidad de agua potable no puede esperar más tiempo.

Misicuni se inició como una idea visionaria hace más de 60 años y es hora de que se concluya este denominado megaproyecto cochabambino con el último y más importante paso, que el agua llegue hasta las pilas de los hogares de los municipios que lo requieren.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad