Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 08:10

Unión libre, un derecho reconocido

Unión libre, un derecho reconocido

Bolivia se sumó a los seis países de Sudamérica que reconocen algún tipo de uniones entre parejas del mismo sexo. El jueves, el Servicio Nacional del Registro Cívico (Sereci) reconoció la unión libre de David Aruquipa y Guido Montaño, quienes lucharon legalmente por dos años para que les den ese estatus.  “Disponer el registro de la Unión Libre entre David Víctor Aruquipa Pérez y Guido Álvaro Montaño Durán sujeto a las consideraciones de orden legal expuestos en la parte considerativa de la presente resolución”, señala la resolución.

Como era de esperarse, la noticia despertó apoyo de las organizaciones que luchan por el respeto de los derechos humanos, de las que trabajan con la población LGTBI y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que calificó la resolución como “histórica”. Pero, también generó reacciones adversas y de rechazo de las personas que consideran que el matrimonio o la unión debe darse entre un hombre y una mujer.

El representante del Consejo Nacional Cristiano por el Derecho a la Vida, la Familia y la Libertad, Luis Aruquipa, dijo que rechazan cualquier resolución que atente contra la familia. Apeló a la sentencia constitucional 076/2017 que establece la inconstitucionalidad del reconocimiento del derecho civil de la unión libre de personas del mismo sexo.

Otros sectores destacan la decisión del Sereci, ya que ahora esa pareja reconocida podrá beneficiarse  de cobertura sanitaria por la seguridad social, acceder a un crédito o tendrá derecho a la sucesión hereditaria de bienes, así como sucede con las uniones entre un hombre y una mujer.

Así como Aruquipa y Montaño, que llevan 11 años como pareja y dos en la lucha por el reconocimiento legal de su unión, hay otros que anuncian seguir el mismo camino y hacer prevalecer sus derechos.

Organizaciones en defensa de los derechos del colectivo LGBTI de Bolivia mantienen una lucha porque se reconozcan uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo, haciendo prevalecer artículos de la Constitución que prohíben la discriminación por razón de orientación sexual y que dan preferencia sobre el propio texto constitucional a tratados internacionales de derechos humanos, según EFE.

El matrimonio o unión libre entre personas del mismo sexo es legal en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y Uruguay.

Pese a los amores o desamores que se tenga sobre la unión de parejas del mismo sexo hay algo claro: el Sereci ya reconoció a la primera, un hecho importante para un sector que se siente relegado y reclama igualdad.

Ampliación

El caso de Aruquipa y Montaño marca un precedente para que otras parejas del mismo sexo sigan el mismo camino.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad