Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:06

Una ampliación necesaria

Una ampliación necesaria

Mañana vence la emergencia sanitaria y la cuarentena total aprobada por el Gobierno transitorio de la presidenta Jeanine Áñez, medida adoptada para frenar la propagación del coronavirus en Bolivia. A horas de cumplirse el plazo fijado, ya comenzaron a sumar las voces que piden que el aislamiento sea ampliado, sobre todo, porque la cifra de muertes y casos positivos se incrementaron de forma preocupante y hay quienes dicen que eso no es nada frente a lo que se viene.

En las últimas horas se han reportado personas infectadas en dos comunidades campesinas del departamento de La Paz, lo que hace pensar que el virus no solo se está propagando en las zonas urbanas y ciudades intermedias como El Alto y Montero, última que permanece “encapsulada” al igual que Punata, en Cochabamba, sino que está llegando a pueblos donde, seguramente, los sistemas de salud no están preparados para enfrentar al temido y mortal COVID-19.

Los expertos señalan que Bolivia aún no está superando la fase tres del coronavirus (circula activamente el virus), por lo que lo más aconsejable sería que las autoridades gubernamentales amplíen la cuarentena total y, si fuera necesario, endurezca aún más las medidas para evitar más contagios, tal como se viene dando en algunos municipios y ciudades del país, donde se reporta la mayor cantidad de contagiados y fallecidos.

El ministro de Salud, Marcelo Navajas, señaló ayer que en las próximas horas definirán si se alarga o no la cuarentena. Se conoce que hoy la Mandataria y el gabinete de ministros tratarán el tema y tomarán una decisión. El fin de semana, la presidenta Áñez estuvo reunida con epidemiólogos, con quienes evaluó la situación de la enfermedad y los alcances en el país.

Mientras una parte de los bolivianos considera que es necesario ampliar la cuarentena porque es mejor prevenir y precautelar la salud y la vida, hay quienes creen que la situación económica comienza a ser insostenible y se debe pensar en estrategias para retomar, poco a poco, algunas actividades.

En estos momentos tan delicados y decisivos, es necesario que prevalezca la cordura, la racionalidad y la responsabilidad, como dicen gobernantes de otros países vecinos donde ampliaron la cuarentena, incluso hasta mayo, es caso de El Salvador. Pero también es necesario que las autoridades tomen medidas adecuadas y coordinadas para pronto salir del encierro, volver al trabajo,  volver a levantar la economía que se cae a pedazos.

Es sabido que esta pandemia dejará a todo el mundo en una situación muy crítica, pero con salud, vida, unión y fortaleza, todos los problemas podrán ser superados.