Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 15:09

Un acuerdo de continuidad

Concertación

Una buena iniciativa sería que, después de la reunión que sostengan Iván Tellería y José María Leyes, se concrete un acuerdo de continuidad de la gestión. 

Un acuerdo de continuidad

Estamos viviendo un periodo político lleno de situaciones que generan incertidumbre en la ciudadanía, sobre el futuro próximo. Cada día los bolivianos, al margen de sus asuntos y problemas personales, tienen que lidiar con todo tipo de noticias —por lo general, más malas que buenas— que reflejan lo que está pasando en diferentes sectores de la sociedad. 

A nivel regional, una de las situaciones que repercute directamente en el desarrollo de algunos municipios del departamento de Cochabamba es el cambio de autoridades ediles, por diferentes razones, antes de que culminen el periodo por el que fueron electos.

Cuando una autoridad municipal es elegida, esta tiene un proyecto de trabajo que pretende cumplir con su equipo, durante el tiempo que dure su gestión. 

Por su parte, los ciudadanos esperan que lo prometido se plasme en obras y en desarrollo humano, económico y social. Es como un pacto inherente, donde los segundos dan su voto de confianza a quien fue elegido.

Sin embargo, en los últimos años, las comunas de Quillacollo y Cercado han tenido varios cambios de alcaldes —por diferentes razones, que no son motivo de análisis en esta ocasión— que están repercutiendo en el desarrollo de ambas ciudades; puesto que cada autoridad ingresa con una visión “mesiánica” y, por lo general, le cuesta dar continuidad a las políticas que estaba desarrollando su antecesor.

En este contexto y con el retorno de José María Leyes a la Alcaldía de Cercado, después de dos años de estar suspendido de su cargo por un proceso legal que todavía no concluye, la incertidumbre nuevamente se asoma sobre el imaginario de muchos cochabambinos —al margen de que estén a favor o en contra de la autoridad que se va o de la que regresa— porque queda en duda el tema de la continuidad de los proyectos y obras.

Una buena iniciativa sería que, como resultado de la reunión que sostuvieron y vayan a seguir teniendo Iván Tellería y José María Leyes, salga un acuerdo de continuidad para que no se paralicen los proyectos públicos y que la gestión municipal siga su curso de acuerdo a lo programado en el Plan Operativo de este año.

El asunto de la continuidad de gestión debe abarcar  una óptica de desarrollo de la ciudad más allá de quién esté a cargo del municipio. 

Las autoridades de Cochabamba deben redescubrir la importancia de la concertación y del trabajo por el bien común.