Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de febrero de 2020
  • Actualizado 13:33

El Tren Metropolitano no puede detenerse

El Tren Metropolitano no puede detenerse

El Tren Metropolitano es una de las mayores obras que debe ser concluida, para que los cochabambinos puedan contar con un nuevo sistema de transporte, que no contaminará la ciudad. Es una obra que, al momento, tiene un  57% de avance en sus tres líneas (roja, amarilla y verde), pero, a la vez, varias observaciones que deben ser subsanadas para que  la ejecución no se vea perjudicada.

Esto no significa desconocer las presuntas irregularidades que se habrían cometido desde la licitación de las obras hasta parte de la ejecución del proyecto. La sanción contra los  responsables de esos errores, que involucrarían a gente del anterior Gobierno, debe ser separada de las acciones correctivas que se requieren.

No cabe duda que debe realizarse una auditoría interna, tal como anunció el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, para identificar a los responsables de las presuntas irregularidades. 

Sin embargo, insistimos, los trabajos de ejecución no deben paralizarse, más al contrario, la Asociación Accidental Tunari (Joca-Molinari) debe cumplir con los plazos que se comprometió para entregar la obra.

Hay que destacar la posición del ministro de Obras Públicas de que el Tren Metropolitano es una obra prioritaria para la región y su predisposición de coadyuvar en la corrección de los problemas técnicos que se han identificado.

Asimismo, hay que resaltar su participación en el foro que ayer se realizó en la ciudad, para precisamente encontrar soluciones definitivas a este proyecto.

En ese sentido, los otros sectores involucrados también deben mostrar apertura y coadyuvar en la concreción de la obra, porque de persistir “trancas”, en lugar de propuestas de solución, los cochabambinos no contarán con el tren en sus tres líneas de operación, ni siquiera el próximo año.

El Tren Metropolitano no puede quedar inconcluso como otras tantas obras, que hasta ahora no cuentan los cochabambinos. Un ejemplo, es el famoso Hospital del Niño, construcción que está paralizada desde hace más de una década y hasta ahora no existe una alternativa de solución a los múltiples problemas que se detectaron en su momento.

En diciembre del año pasado, el ministro de Salud, Aníbal Cruz, y autoridades del departamento y del municipio vieron la posibilidad de que el Hospital del Norte sea habilitado para atender exclusivamente a los niños. Sin embargo, ese planteamiento no avanza, porque sencillamente hay algunos dirigentes de la zona que se oponen. Así, seguiremos sin hospital y niños sin espacio para ser atendidos.