Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 00:15

El tren que no llega

El tren que no llega

Las obras del Tren Metropolitano de Cochabamba han estado paralizadas casi un año, por lo que su entrega y puesta en operaciones nuevamente fue postergada. Ahora, se prevé que el proyecto sea concluido el 26 de diciembre de 2021 y no en abril de la próxima gestión, tal como se había anunciado en agosto.

En la presente gestión, los trabajos fueron paralizados por la falta de pago de las planillas de avance que presentó el consorcio Joca - Molinari; el gobierno transitorio de Jeanine Áñez lamentablemente no autorizó la cancelación, pese a que esas partidas estaban presupuestadas y antes de la renuncia a la candidatura a la presidencia de la exmandataria se había prometido acelerar la conclusión del proyecto.

El jueves, el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, dijo que las obras del tren tienen una demora de unos ocho meses y una deuda acumulada de 352.6 millones de bolivianos con la constructora. Ante esta situación, garantizó la reactivación de los trabajos y anunció una auditoría especial para ver qué sucedió con el proyecto y las razones por las que no se hicieron los pagos al consorcio.

La realización de una auditoría económica, técnica y de avance de obras es necesaria, porque solo así se conocerá con precisión el estado real del Tren Metropolitano, que demanda una inversión de más de 540 millones de dólares. Pero, dicha auditoría no debe impedir que las obras continúen paralizadas, porque de ser así, ni en 2021 estas podrán ser concluidas.

El tren es una de las pocas grandes obras que se desarrollan en Cochabamba y deben ser concluidas, ya que no es poco el dinero que se ha invertido y no debe quedar en la nada.

Las obras del Tren Metropolitano se iniciaron en 2017 y estaba previsto que comience a operar en septiembre de la presente gestión, sin embargo, en el gobierno transitorio se paralizaron los trabajos. En su momento, el exministro de Obras Públicas Iván Arias señaló que esos fondos fueron empleados para la lucha contra el coronavirus, pero nunca mostró documentos que respalden esa determinación.

Si bien las líneas roja y verde tenían un avance del  90% y 60%, hasta agosto, la amarilla (que pasará en gran parte por el municipio de Cercado) no termina de consolidarse. Es más, ni siquiera está definido el tramo, porque existen reclamos de los vecinos que hasta ahora no han sido atendidos.

El tren recorrerá más de 40 kilómetros y pasará por los municipios de Sacaba, Cercado, Colcapirhua, Quillacollo, Vinto y Sipe Sipe. Tendrá una capacidad para transportar a 200 pasajeros. 

El objetivo de ese medio de transporte fue masificar el traslado de personas y bajar los niveles de contaminación, considerando que Cochabamba es una de las ciudades más contaminadas de Bolivia y Sudamérica.

Esperemos que en el menor tiempo posible sean retomados los trabajos y se cumpla el nuevo cronograma que anunció el Ministro de Obras Públicas.