Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 29 de noviembre de 2020
  • Actualizado 09:56

Transparencia en el manejo económico

Transparencia en el manejo económico

Bolivia está sumida en una profunda crisis económica, social y política, por lo que la tarea que le espera al nuevo gobierno es bastante complicada. El electo vicepresidente David Choquehuanca ha manifestado que recibirán un gobierno que “no tiene recursos ni para pagar aguinaldos”.

El panorama es tan complicado que incluso los nuevos gobernantes no descartan reducir  ministerios y fusionar algunas carteras de Estado, porque no hay dinero. Se espera que así sea.

El presidente electo, Luis Arce Catacora, tras reunirse con el Pacto de Unidad (formado por organizaciones sociales que respaldan al Movimiento Al Socialismo), anticipó que “la situación (del país) es complicada y que habrá muchos problemas”, pero está en sus espaldas resolver.

Las versiones de los nuevos gobernantes se contraponen  a la del ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, quien el lunes aseguró  que la presidenta Jeanine Áñez entregará el gobierno con una economía estable y con  una inflación de 1.7%. Todos los bolivianos saben que la situación económica no es de las mejores, sobre todo, por los efectos que está dejando el coronavirus y por los conflictos sociales de octubre y noviembre de 2019, generados tras la anulación de las elecciones generales.

En ese sentido, es necesario que las autoridades en función de gobierno informen al país sobre la verdadera situación y transparenten los datos, sin apelar a discursos, que casi siempre son políticos. Es preciso conocer cifras reales sobre las reservas internacionales, déficit fiscal, endeudamiento externo e inflación, entre otros.

Desde ya, se conoce que al segundo trimestre de 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación acumulada de -11.11% debido a los efectos relacionados a la emergencia sanitaria COVID-19 que afectó a todas las economías del mundo. Sin embargo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice Global de Actividad Económica (IGAE) a julio de 2020 muestra fuertes indicios de recuperación en la economía, en línea con lo proyectado por instituciones nacionales e internacionales para el PIB de esta gestión. Asimismo, se sabe  que la deuda externa al primer semestre de este año llega a 11.300 millones de dólares, equivalente al 28.4% del PIB Nominal.

Estas cifras muestran parte de la realidad económica, la misma que es crítica y que el nuevo gobierno tendrá que hacer frente, asumiendo las medidas que sean necesarias, pero sin ningún tipo de presiones que favorezcan a ciertos sectores afines a la línea política del MAS. Tras conocerse los resultados de las elecciones, algunas organizaciones sociales comenzaron a pedir “espacios” para ser parte del Ejecutivo, sin embargo, el electo Presidente señaló que para su gabinete y el resto de colaboradores hará una selección de los mejores hombres y mujeres del país. En ese marco, se espera que no se hagan gastos innecesarios solo para satisfacer las demandas de los grupos que lo apoyaron.

Sin presiones Esperemos que los nuevos gobernantes elijan a su gabinete sin presiones de ningún sector de la sociedad.