Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 10:14

Trámites de adopciones más ágiles

Trámites de adopciones más ágiles

Miles de niños desamparados podrán ser beneficiados con las reformas al Código Niña, Niño y Adolescente que, básicamente, fija plazos más cortos en el proceso de adopción, lo que permitirá que los menores tengan una familia y, por ende, oportunidades para crecer como personas en un ambiente adecuado.

La normativa fue promulgada por el presidente Luis Arce el 29 de abril y abreviará, de forma significativa, los procesos de acogimiento circunstancial, filiación judicial y extinción de autoridad paterna o materna de los menores sin cuidado parental y que se encuentren bajo tutela del Estado.

Hasta antes de la aprobación de estas reformas, que se hizo mediante la Ley 1371, adoptar a un niño o niña era un proceso tan largo, tedioso y burocrático que terminaba por cansar a las personas que buscaban brindar un hogar a un niño institucionalizado.

Esta realidad se refleja en los pocos casos de adopción que concluyen con éxito, lo que deja a miles de niños sin la oportunidad de tener un hogar estable.

El objetivo de estas reformas es beneficiar a los miles de niños (huérfanos o no) que han perdido el vínculo con sus padres, por diversas razones, y necesitan un hogar en el que reciban las mejores condiciones materiales y cuidados afectivos.

Empero, los operadores que están a cargo de todo el proceso de adopción tendrán que ser extremadamente meticulosos para no equivocarse en el momento de calificar a los potenciales padres de un niño o niña. Porque el hecho de que se abrevien los plazos no significa que no se revise y evalúe con lupa los antecedentes de los interesados en adoptar.

Para que no se cometan errores en el momento de dar en adopción a un menor, el Órgano Judicial prevé capacitar al personal que trabaja en los juzgados en materia de niñez y adolescencia, y a los que participan en todo el proceso.

La burocracia que impera hasta el día de hoy en el proceso de adopción no permite que miles de niños tengan un hogar estable, pese a que este es un derecho consagrado en el Código Niña, Niño y Adolescente, así como en la Constitución Política del Estado, además de los tratados internacionales.

Los niños y niñas que han perdido el vínculo con sus padres y con sus familias ampliadas permanecen en albergues administrados por el Estado, pero no siempre reciben la mejor atención. Por ese motivo, lo ideal es que el menor esté al cuidado de una familia o una persona responsable.

Lo que se espera, de ahora en adelante, toda vez que se han promulgado las reformas a este Código, es que los operadores se capaciten y realicen un trabajo adecuado.

Porque de nada servirá que el país cuente con un Código reformado, si de quienes depende todo el proceso de adopción no realizan a conciencia su tarea, que en los hechos define el futuro de estos niños y niñas. 

Un derecho

La burocracia que impera hasta el día de hoy en el proceso de adopción no permite que miles de niños tengan un hogar estable, pese a que este es un derecho consagrado en la ley.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad