Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de junio de 2021
  • Actualizado 00:13

El talento boliviano no tiene fronteras

El talento boliviano no tiene fronteras

La creatividad, el empeño y el esfuerzo que el boliviano imprime en cada tarea que realiza, ya sea en el país o en el exterior, evidencia que su talento no tiene fronteras y, literalmente, su nombre llega a otros mundos.

Ese es el caso, por ejemplo, de la ingeniera aeroespacial Camila Velazco, cuyo nombre está grabado en uno de los grandes hitos de la humanidad, en el vehículo rover Perseverance que aterrizó en febrero pasado en Marte.

Después de haber sido parte del equipo que diseñó y fabricó una súper cámara para el rover, la ingeniera aeroespacial está empeñada en desarrollar otro ambicioso proyecto, el Martian Moons eXploration, que busca llegar a Phobos, una de las lunas del planeta rojo.

Otro ejemplo del talento innato de los bolivianos es el demostrado por un equipo de jóvenes estudiantes de la Universidad Católica Boliviana, regional La Paz, que ganó el premio "Videography Award" en la competencia mundial "NASA Human Exploration Rover Challenge", que se realizó en Estados Unidos.

Este equipo, que tiene entre sus integrantes al cochabambino Juan Manuel Elías Soria, diseñó un rover, vehículo espacial bautizado como 'Orión', impulsado por energía mecánica de pedaleo.

Estos dos ejemplos, que se suman a muchos otros más en diferentes oficios y profesiones, confirman que el talento de los bolivianos no se circunscribe a una frontera física ni mental y, al contrario, se proyecta hasta llegar a otros planetas que empiezan a ser explorados por las consideradas grandes potencias.

Estos ejemplos halagadores deberían servir para que el gobierno central y de los otros niveles (departamentales y municipales) brinden mayor atención a los múltiples talentos que tienen los niños y jóvenes, que en muchos casos no se canaliza como corresponde y se desperdician.

Deporte, ciencia y arte, entre algunos campos, deben ser promocionados como parte de una política de Estado. Es decir, el gobierno debería fomentar el trabajo en estas áreas y, lo más seguro, es que surgirían no una sino varias personas con habilidades extraordinarias, lo que permitiría al país lograr un mejor desarrollo.

El refrán de “nadie es profeta en su tierra” se cumple con creces en muchos casos de bolivianos que deben salir del país para destacar y aportar a la ciencia o a otro campo.

Lo ideal será que los bolivianos destaquen también en el país, pero para ello tendrán que recibir el apoyo que requieren.

El talento de los bolivianos permitirá que avancemos como país en los diferentes campos, como lo hacen los denominados países desarrollados, aunque, seguramente, eso tomará unos buenos años. Para lograr este objetivo, debemos comenzar ahora mismo, aprovechando que varios jóvenes han dado el impulso inicial para ir más allá.

Apoyo

Lo ideal será que los bolivianos destaquen también en el país, pero para ello tendrán que recibir el apoyo que requieren de parte del gobierno.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad