Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Un subsidio de calidad y sin monopolio

Un subsidio de calidad y sin monopolio

Las protestas de las mujeres que se han desarrollado en los últimos días muestran una verdad incontrastable, que el subsidio, prenatal y de lactancia, debe mejorar, porque el objetivo es brindar una buena nutrición a las madres y a los niños recién nacidos.

En las últimas semanas se ha denunciado que el subsidio padece de varias falencias, precios elevados, productos a punto de vencerse y alimentos en mal estado.

Por estas razones, grupos de mujeres denunciaron, primero, y luego salieron en marchas de protesta para reclamar un derecho que les corresponde y que, además, es pagado por las empresas en las cuales trabajan ellas o sus esposos. Eso equivale a decir que el subsidio no se trata de una concesión, sino de un servicio por el cual se cancela, con excepción de las mujeres que no están aseguradas.

En los últimos días se destapó también que a un grupo privilegiado como son las esposas de los militares se les entregaba el subsidio en dinero, posibilidad que les fue negada a miles de madres que reciben en especie, cuando propusieron esta alternativa.

Una opción que se planteó en las últimas horas fue la de la billetera móvil, la cual podría mejorar la atención hacia las madres beneficiarias y, lo más importante, la calidad de los productos que reciben estas mujeres y sus niños.

Si se aplicara la billetera móvil como una alternativa, habrá mayor cantidad de ofertas para los mismos productos y las madres podrán elegir las que les ofrezcan mejores condiciones, a menores precios y mejor calidad.

Por eso no se debería descartar esta propuesta, porque cuando es una sola entidad la que entrega los productos se cae en una especie de monopolio poco saludable. Y como las madres no tienen otra opción, no les queda más remedio que aceptar lo que se les entrega, sin importar la calidad o el precio de los productos.

El objetivo de estos reclamos es mejorar la calidad y precio de los productos que se entregan cada mes a miles de mujeres, porque se trata de un subsidio en alimentos que son vitales para una buena nutrición del lactante y la madre embarazada o que acaba de dar a luz.

Y si bien productores de algunos alimentos se sienten amenazados con un posible cambio en la forma de compra de estos artículos del subsidio, la mejor forma de consolidar un producto es que este sea competitivo, tanto en precio como en calidad, promocionando, además, las bondades del mismo, en este caso específico la miel que es un alimento esencial en la dieta diaria por sus múltiples beneficios.

Para llegar a un acuerdo que satisfaga a los sectores involucrados se tendrá que realizar un análisis técnico de lo que más conviene y luego definir los cambios, tomando en cuenta el interés del binomio madre-niño.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad