Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 21:09

La sombra de la violencia vuelve

La sombra de la violencia vuelve

Las amenazas lanzadas por un militante y un candidato a senador por el Movimiento Al Socialismo (MAS) sobre el retorno de acciones violentas en el país para "recuperar el poder en las calles si es que se reporta alguna irregularidad o fraude" puso en alerta a autoridades y a los ciudadanos de a pie.

El jueves, el vicepresidente de las Seis Federaciones de Productores de Coca del Chapare y candidato al Senado por Cochabamba, Andrónico Rodríguez, dijo que las movilizaciones solo están en cuarto intermedio y que pueden activarse en cualquier momento.

Por su lado, el dirigente minero Orlando Gutiérrez  señaló que "al primer intento de hacer fraude con nuestro voto, Bolivia levanta el cuarto intermedio y vamos por el poder mis hermanos".

Mientras, los militantes del partido de expresidente Evo Morales comienzan a lanzar amenazas sobre posibles protestas violentas, el viernes el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, afirmó que los comicios generales serán totalmente "limpios, confiables y transparentes". Hizo un llamado a los actores políticos a que mantengan la "serenidad" a lo largo del proceso.

Por su lado, la Defensoría del Pueblo lamentó las versiones de Gutiérrez y Rodríguez  de una posible convulsión social porque "no condicen con el escenario de respeto y tolerancia en el que el pueblo boliviano espera que avance este proceso electoral".

Ante esos vaticinios, el gobierno de Jeanine Áñez anunció que ya tiene un plan preparado para evitar conflictos y que se convulsione el país; las Fuerzas Armadas y la Policía saldrían las calles para mantener la paz.

Como era de esperarse, los bolivianos utilizaron las redes sociales para cuestionar y rechazar las aseveraciones de los dos militantes masitas e incluso algunos recordaron el "levantamiento" del pueblo en las calles tras las elecciones fraudulentas que derivaron en al renuncia de Morales y su salida del país.

Mas allá de las posiciones de unos y otros, políticos o ciudadanos de a pie, lo que menos necesita el país en estos momentos son anuncios o amenazas de acciones violentas; es necesario que los pocos días que restan para más de siete millones vayan a las urnas sean utilizados para que los siete binomios en carrera electoral ene a conocer sus planes de Gobierno.

No se puede tolerar acciones negativas de parte de ninguna organización política, después de los hechos violentos  de octubre y noviembre del año pasado, Bolivia necesita tener un clima de paz para que el 18 de octubre se pueda elegir al futuro Presidente sin problemas y con absoluta normalidad y seguridad.