Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:55

Sitios públicos a la venta

Sitios públicos a la venta

En las últimas horas se denunció, una vez más, la existencia de un negociado en torno a la compra y venta de sitios municipales en calles y mercados del municipio de Cochabamba, en algunos casos incluso “avalado” por funcionarios que se hacen de la vista gorda a cambio de dinero.

La Alcaldía anunció que se investiga si estas denuncias tienen asidero alguno, para lo cual pidió a los denunciantes presentar todas las pruebas posibles, desde fotografías, videos o audios que demuestren la comisión de este delito.

La compra de los sitios municipales para instalar puestos de venta ha dejado desde hace décadas grandes réditos económicos a quienes trafican ilegalmente con estos espacios que son públicos, por lo que no deberían ser comercializados por personas particulares, pero que en los hechos sí se hace, bajo la mirada pasiva de las autoridades que no imponen la ley.

En más de una oportunidad se ha denunciado, mediante la prensa, que se vende a diestra y siniestra sitios municipales en miles de dólares y que algunos comerciantes acaparan varios puestos para luego venderlos o heredarlos a sus hijos, como si se tratara de un bien privado, cuando no lo es.

La Alcaldía de Cochabamba ha anunciado, también en reiteradas ocasiones, que reorganizará los mercados para liberar las calles y aceras de comerciantes, lo que debería implicar también una minuciosa investigación sobre las denuncias de compra y venta de sitios municipales.

El municipio tiene la obligación de poner en orden los mercados que ya están exageradamente abarrotados y evitar que un grupo de comerciantes siga lucrando con un bien público.

Si se llegase a verificar que se está lucrando con la venta de sitios municipales, la Alcaldía tendría que revertir estos puestos y evitar que se siga loteando los espacios por donde la gente debe circular sin obstáculos.

La denuncia señala que se llegó a ofrecer incluso jardineras en las calles Lanza, Punata, Tarata, Esteban Arce y avenida República, con el fin de que más comerciantes se establezcan en esos espacios.

Si la Alcaldía no impone autoridad, personas inescrupulosas seguirán loteando las calles y sitios públicos de la ciudad, generando ganancias para beneficio propio, cobrando miles de dólares a gente que requiere de un sitio para vender e incluso estafando a vendedores ingenuos que desembolsan dinero sin recibir, al final, nada a cambio.

Las autoridades ya no deben permitir más que la ciudad se siga loteando como propiedad privada, porque se trata de un bien público que no puede ser de usufructo para algunos, sino para toda la población.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad