Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 20:52

Si va a conducir, no beba

Si va a conducir, no beba

En los primeros seis meses de este año, el Organismo Operativo de Tránsito retuvo 84 licencias a conductores que manejaban sus vehículos en estado de ebriedad, según información proporcionada por el director de esta repartición policial, coronel Jhonny Corrales.

Manejar un vehículo en estado de ebriedad, incluso si se ha tomado solo un par de copas de alcohol, es muy irresponsable, porque el conductor no tiene sus sentidos al cien por ciento y, por lo tanto, pone en riesgo la vida de la gente.

Se ha dicho hasta el cansancio que cuando una persona consume alcohol sus reflejos para reaccionar ante cualquier emergencia son más lentos, por lo que hay mayor riesgo de sufrir accidentes.

Cuando Tránsito realiza operativos en las diferentes vías de la ciudad y encuentra a conductores con aliento alcohólico, estos argumentan que solo han probado una copa, tratando de eludir su responsabilidad. Estas personas, que generalmente son reincidentes, merecen ser sancionadas.

Un castigo que aplica Tránsito es la retención de la licencia de conducir por un año, y en los casos de reincidencia se les anula de manera definitiva.

Lo lamentable es que aun con sanción o con la difusión de campañas de educación vial, algunos malos conductores siguen cometiendo esta infracción y “hacen caso omiso de las recomendaciones”.

De lo que sí estamos seguros es que las 84 personas sancionadas con la retención de sus licencias por un año es un mínimo porcentaje de quienes manejan sus vehículos en estado de ebriedad, especialmente los fines de semana.

Manejar con copas en es una de las principales causas para que ocurran los accidentes de tránsito. Se calcula que al menos el 90% de los siniestros es provocado por este factor.

El director de Tránsito afirmó que esta repartición policial seguirá realizando los controles, pero apeló a la conciencia de los conductores para no manejar cuando hayan consumido alcohol.

Seguir la recomendación  de si “usted bebe no conduzca o si va a manejar no tome alcohol” evitaría decenas de accidentes que ocurren cada mes, con la muerte de personas.

Si una persona asiste a una reunión donde lo más probable es que consuma alcohol, deberá ser precavido e ir en transporte público, pedir a un familiar que la recoja o, finalmente, designar a alguien que no tomará para que sea el conductor oficial.

En estos casos es mejor gastar en un taxi, de confianza, que poner en riesgo la vida de peatones y de otros conductores, por la irresponsabilidad de manejar con unas cuantas copas demás.

En más de una oportunidad, Tránsito ha mostrado imágenes bastante gráficas sobre accidentes y las consecuencias, que impactan a los conductores infractores, pero, aparentemente, eso solo les dura unas horas, porque reinciden en la misma falta.

Las estadísticas del país dan cuenta de que desde 2012 a julio de 2019 se retuvieron 20.400 licencias de conducir, por un año, y 1.300 de manera indefinida, lo que muestra que muchos choferes no aprenden y siguen tropezando con la misma piedra.

Empero, el problema de conducir en estado de ebriedad no se solucionará solo con la coerción, sino cuando cada uno ponga de su parte, es decir que, sin necesidad de aplicarse una norma, los conductores sean conscientes de no beber y, además, respeten el semáforo y no se excedan en velocidad.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad