Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:53

Servicios digitales, un impuesto polémico

Servicios digitales, un impuesto polémico

El anuncio del cobro de un Impuesto al Valor Agregado (IVA) por los servicios digitales que prestan empresas extranjeras en el país provocó, en los últimos días, miles de comentarios en las redes sociales, muchos a favor de esta propuesta y otros tantos en contra.

Incluso la Central Obrera Boliviana (COB) se ha pronunciado en contra de esta medida. El máximo Ejecutivo del ente matriz de los trabajadores, Juan Carlos Huarachi, advirtió que no se permitirá un “impuestazo” que afecte a los miles de usuarios que acceden a estos servicios.

Este impuesto, que se calcula en 13%, está orientado a empresas de servicios como Netflix, Amazon, Google y Spotify, entre algunas.

Según el proyecto de ley, el impuesto debe ser pagado por servicios de descarga, streaming o transferencia por cualquier otro tipo de tecnología, de videos, música, juegos, textos, revistas, libros y otros análogos; además de suministro de software, almacenamiento, plataformas o infraestructura informática, difusión de publicidad por cualquier soporte o medio digital. 

La susceptibilidad de parte de la COB y de los ciudadanos de a pie es que el cobro de este impuesto implicará un incremento en el costo de estos servicios, es decir, afectará, la economía de muchos usuarios que han visto sus ingresos mermados a causa de las cuarentenas que se han implementado en el país desde marzo de 2020.

Al respecto, el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, aseguró que el IVA será pagado por las empresas proveedoras de servicios digitales y no así por los usuarios.

No obstante, si estas empresas determinan incrementar el costo de sus paquetes, el pago del impuesto estaría siendo asumido por el usuario, quien tendrá la opción de prescindir de este servicio o, por el contrario, asumir el costo extra.

Los servicios digitales a los que un gran porcentaje de familias accede en el país se han convertido en necesarios, más ahora que muchas tareas se realizan mediante las redes y que el teletrabajo está vigente.

Incluso las plataformas de difusión de películas han llegado a ser importantes para miles de familias que han quedado confinadas en determinadas fechas.

Sin embargo, cabe señalar que el impuesto propuesto por el Ejecutivo boliviano no es nuevo. Otros países como Argentina y Uruguay cobran un promedio de 20% de tributo a estas transnacionales.

En parte, dependerá de la decisión que asuman, en caso de que se confirme este impuesto, las empresas prestadoras de estos servicios, y de la competencia que exista en el país para que los costos se mantengan.

En todo caso, el Gobierno tendrá que tomar una decisión tras una exhaustiva evaluación para ver qué es lo que más conviene al país y a los millones de usuarios de estos servicios digitales.

Análisis

El Gobierno tendrá que tomar una decisión tras una exhaustiva evaluación para ver qué es lo que más conviene al país.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad