Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 14 de junio de 2021
  • Actualizado 22:58

Sentenciados a 30 años, pero libres

Sentenciados a 30 años, pero libres

¿Puede un sentenciado a 30 años de presidio salir de la cárcel con medidas sustitutivas a la detención preventiva? 

En Bolivia sí puede, si recurre a una de las tantas chicanas judiciales disponibles y siempre que tenga algunos miles de bolivianos para cancelar la fianza fijada por la autoridad jurisdiccional.

En los últimos días, provocó indignación en cientos de usuarios de redes sociales la decisión de juezas que fallaron a favor de personas sentenciadas a la pena máxima de 30 años de presidio, sin haber, seguramente, valorado correctamente los antecedentes del caso y basándose solamente en la letra muerta.

Dos hombres condenados por haber perpetrado feminicidios fueron beneficiados con medidas sustitutivas a la detención preventiva, pese a que tienen condenas de 30 años sin derecho a indulto, con el argumento de que las sentencias no han sido ejecutoriadas en los plazos máximos establecidos por el sistema judicial.

Una de las preguntas coincidentes entre los usuarios de redes sociales  es ¿por qué se beneficia con medidas sustitutivas a la detención preventiva (en los hechos libertad restringida) con tanta facilidad a condenados a 30 años de prisión, cuando en otros casos quienes han cometido delitos de bagatela deben purgar años tras las rejas y los jueces no se dignan a atender sus procesos?

Quienes opinan en Facebook y por otros medios señalan que la justicia es demasiado permisiva en algunos casos y rigurosa en otros, y que la máxima de que la justicia es ciega no se cumple a cabalidad en todos los procesos, porque, cuando así conviene, el sistema judicial mira de reojo a quien está procesando.

En uno de los casos cuestionados, un grupo de peligrosos delincuentes violaron y asesinaron a una adolescente de 16 años, y pese a las pruebas aportadas por la parte acusatoria, el principal sentenciado a 30 años de cárcel salió de prisión por decisión de una vocal de la Sala Penal 1.

Una situación similar ocurrió en el caso del Choko Burguer, quien se beneficia con detención domiciliaria mientras no se ejecute la sentencia de 30 años de presidio.

En ambos casos, los crímenes fueron cometidos con saña, premeditación y por intereses económicos, según las pruebas presentadas durante el juicio.

Que se beneficie a estos sentenciados con medidas sustitutivas a la detención es una afrenta al debido proceso y un riesgo para los familiares que sobreviven a las víctimas y también para otras mujeres que pueden ser asesinadas por estos depredadores que no miden las consecuencias de sus actos.

El sistema judicial, en el que hay buenos operadores, tendrá que hacer una depuración para retirar de sus filas a los malos administradores de justicia porque representan un peligro para la sociedad.

Depuración

El sistema judicial tendrá que hacer una depuración para retirar de sus filas a los malos administradores de justicia porque representan un peligro para la sociedad.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad