Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 21 de abril de 2024
  • Actualizado 22:10

Seguro y previsión en las calles

Seguro y previsión en las calles

El 17 de enero pasado, Milán, un joven de 23 años, murió en Cochabamba tras haber permanecido durante dos días internado en terapia intensiva. Esta persona había sufrido una lesión severa en la cabeza por la caída de una rama gruesa en el Jardín Botánico.

En marzo de 2023, una niña de 10 años y un hombre de 45 murieron tras haber recibido descargas eléctricas. En el primer caso, la pequeña tocó un poste electrificado; y en el segundo, esta persona pisó un cable suelto.

Si bien se trata de accidentes, pero, ¿quién se hace cargo del costo que implica la atención médica de las personas afectadas o de una posible indemnización a las familias en caso de muerte?

En el caso del joven que murió a consecuencia de la caída de la rama en el Jardín Botánico, la Empresa Municipal de Áreas Verdes y Recreación Alternativa (Emavra) señaló que se haría cargo de los gastos médicos.

En los otros dos casos se abrió una polémica entre la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba  y la Alcaldía de Cochabamba.

Cuando se registran este tipo de accidentes en vías públicas, en los que también murieron mascotas a causa de descargas eléctricas, se observa cierta dejadez de parte de las entidades encargadas de mantener los diferentes servicios.

Cuando sucede alguna desgracia, ninguna instancia asume la responsabilidad que implica el gasto de dinero que, normalmente, las familias afectadas no pueden cubrir.

Para dejar claro las responsabilidades en este tipo de accidentes, en los últimos días, la concejala del Movimiento Al Socialismo Silvia Soliz presentó el proyecto de ley municipal contra accidentes en los espacios públicos municipales de la ciudad de Cochabamba.

El espíritu de la ley es, según Soliz, que las personas puedan disfrutar de los espacios públicos sin el riesgo de sufrir accidentes, o en caso de suceder un hecho fortuito, el municipio, por ejemplo, se haga responsable de los gastos médicos o de sepelio.

Si hay una obligatoriedad de pagar por este tipo de accidentes, las empresas prestadoras de servicios se verán obligadas a mejorar sus sistemas de mantenimiento, de modo que no se deje ningún cable suelto que ponga en peligro la vida de las personas.

Si bien en la actualidad ya realizan labores de mantenimiento, estas deben ser mayores para evitar cualquier riesgo.

El proyecto de ley no busca penalizar a las entidades públicas o empresas privadas con sanciones económicas, sino, lo más importante es enviarles el mensaje de que deben realizar trabajos continuos y seguros, porque se trata de cuidar la vida de la gente.

De esta forma se tendrá una ciudad más segura y todas las personas podrán salir a los espacios públicos sin el temor de sufrir un accidente que les pueda segar la vida.