Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 15:26

Salvemos a los niños del virus

Salvemos a los niños del virus

El contagio de coronavirus en menores  preocupa y asusta aún más. Muchas publicaciones han alertado a las personas de que el rebrote del mortal COVID-19 es mucho más letal que de la primera ola, y que entre los más vulnerables se encuentran los niños y adolescentes.

 Sin embargo, se observa que las autoridades aún no tomaron en cuenta ese aspecto, ya que no se ve que las campañas informativas o las decisiones para enfrentar al mortal virus consideran de manera particular o especial a ese grupo de personas, hoy vulnerables.

Se conoce que en Cochabamba hay al menos siete niños que se contagiaron de coronavirus y que ahora reciben atención especializada en los hospitales.

¿Qué está pasando con nuestros niños? ¿Dónde se están contagiando? La respuesta es casi obvia, los padres son los directos responsables del cuidado de sus hijos, por lo que es más que seguro que están descuidando esas obligaciones.

Cuando llegó la primera ola del contagio a Bolivia, en marzo de 2020, los menores y los adultos mayores fueron los más cuidados con las medidas restrictivas. Se les prohibió, por ejemplo, que salgan de su casa a lugares públicos donde corrían un alto riesgo de contagiarse.

Ahora, frente al panorama que estamos viviendo en Cochabamba, es conveniente que las autoridades nacionales, departamentales y municipales vuelquen la mirada hacia esa población, a los menores que con el paso de los días son más vulnerables al letal virus.

Pero, también los padres de familia tienen que asumir su rol y proteger, ahora más que nunca, a sus hijos. No pueden exponerlos a ningún riesgo, por lo que si notan que decae su salud, están obligados a buscar ayuda médica de inmediato para someterlos a las pruebas de rigor que confirmen o descarten el virus.

La única forma de cuidar a los menores es con acciones preventivas como el uso del barbijo, distanciamiento social de un metro y medio entre persona y persona,  y el lavado constante de las manos con agua y jabón o alcohol en gel.

Por lo que hasta ahora se conoce, la población infantil y adolescente no podrá acceder  a las vacunas contra el virus que comenzarán a llegar a fines del presente mes a Bolivia; en el mundo aún no hay forma de inmunizar a esa población, por lo que hay que protegerla, asumiendo las medidas de prevención recomendadas por la Organización Mundial para la Salud (OMS).

En esa línea, urge que las autoridades nacionales, departamentales y municipales realicen acciones concretas para salvar a nuestros niños y adolescentes del coronavirus y se eviten muertes como está sucediendo con la población joven, adulta y adulta mayor.