Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 20:35

La salud de los niños en el olvido

La salud de los niños en el olvido

El departamento de Cochabamba tiene, según las últimas proyecciones demográficas, más de tres millones de habitantes, sin embargo, hasta la fecha no cuenta con un hospital adecuadamente equipado para atender a los niños, por la dejadez de las autoridades de salud que no hacen los esfuerzos necesarios para resolver esta gran carencia.

El pasado jueves, un grupo de personas tuvo que tenderse en el piso de la plaza 14 de Septiembre, a manera de una “alfombra humana” para exigir a las autoridades que se construya, de una vez, un hospital del niño en Cochabamba, porque es una necesidad fundamental para esta población que, actualmente, comparte ambientes con el materno.

Un informe del Instituto Nacional de Estadística del año 2020 señala que Cochabamba tenía una población de un poco más de 2 millones de habitantes y el 25% (medio millón) era niño. 

El número de niños, si se toma en cuenta las proyecciones del INE, ha crecido hasta superar los 750.000, lo que implica que Cochabamba requiere no solo un hospital para esta población, sino por lo menos cuatro que estén distribuidos en las principales regiones del departamento, de modo que las familias no tengan que viajar cientos de kilómetros para que sus hijos sean atendidos por especialistas.

La salud es un derecho fundamental de las personas, el cual, en el caso de los niños en Cochabamba, es vulnerado todos los días, porque los pequeños y sus padres hacen fila por horas, incluso duermen a la intemperie para ser atendidos por un médico, y, muchas veces, deben regresar porque se acaban las “fichas”.

La construcción del Hospital del Niño Manuel Ascencio Villarroel, que empezó en 2007, tuvo que ser paralizada en 2011 por fallas en su estructura y desde esa fecha las obras no se han reanudado, ni se opta por derribar el edificio que, según ingenieros especialistas, no resistiría la gran afluencia de personas que normalmente recibe un hospital.

Pero, ¿por qué no se asume una determinación firme para solucionar este tema pendiente desde hace 13 años? La respuesta es porque esta obra no deja réditos políticos.

Las autoridades no quieren entender hasta ahora que la salud de los niños es una prioridad, que no puede esperar, y que el tema del hospital del niño debió ser resuelto hace más de una década, pero nadie mueve un solo dedo.

Definitivamente, las autoridades locales, departamentales y nacionales se han aplazado en este tema. Pero, si quieren reivindicarse y cumplir mínimamente con el trabajo que les ha encomendado el voto de la población, deberán coordinar acciones para construir en Cochabamba no solo uno, sino al menos cuatro hospitales para los niños.

De esta forma podrán salvar su gestión y aprobar con por lo menos la nota mínima y, lo más importante, se estará precautelando la salud de los niños que no puede esperar un día más.