Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de septiembre de 2021
  • Actualizado 10:50

La salud, de mal en peor

La salud, de mal en peor

Una joven que había sido vejada y golpeada por un hombre peregrinó junto con su familia por varias clínicas y hospitales de La Paz, hasta que, por falta de atención médica, falleció al interior de un vehículo.

La madrugada de este martes, una mujer embarazada, de 25 años, llegó hasta un hospital de Sacaba, pero el personal del centro no la atendió oportunamente y la madre dio a luz en la vereda, a pocos metros del recinto.

En las puertas del maternológico Germán Urquidi decenas de madres hacen fila junto con sus hijos, para consultar a médicos de diferentes especialidades. Duermen a la intemperie con el consiguiente riesgo de enfermar con alguna dolencia respiratoria.

Estos son algunos casos en los que se hace patente la falta de una atención médica oportuna a la que todas las personas tienen derecho de acceder, tengan o no recursos económicos en el momento de requerir apoyo de un especialista en salud.

Estos casos que se han denunciado en la última semana no son nuevos, al contrario, son recurrentes. A más de una persona que requería atención médica de emergencia se la negaron con dos argumentos poco convincentes. El primero, porque la familia del paciente no tenía suficiente dinero para depositar la garantía que exigían algunas clínicas particulares; y en el caso de los hospitales públicos, la falta de espacio.

Ninguno de estos dos justificativos deberían ser válidos para negar la atención a un paciente en estado grave, porque primero se debe salvar una vida y después se verá la mejor manera de hacer efectivo el pago por el servicio prestado.

Asimismo, si un hospital o clínica no tiene espacio disponible, el personal tendrá que actuar de emergencia para evitar que el paciente pierda la vida. Es inhumano dejar que una persona peregrine de hospital en hospital, sin recibir atención urgente.

Y si la infraestructura hospitalaria es insuficiente para atender a toda la población, las autoridades responsables de un sector, hospital o clínica, deberán realizar las gestiones pertinentes para conseguir ambientes más amplios, ítems, equipamiento adecuado y medicinas, para que no se utilice este argumento en contra de los pacientes.

Otra tarea urgente es planificar la atención en todos los niveles de salud. Es decir, informar a la población que no necesita necesariamente acudir a los hospitales de tercer o segundo nivel del Casco Viejo, cuando la atención que requieren no es de gravedad, porque con eso solo logran colapsar estos centros hospitalarios.

Lo que sí es deplorable es que se niegue la atención a una persona por falta de recursos económicos, porque eso contraviene al juramento Hipocrático que realizan los médicos cuando terminan su carrera y se comprometen a salvar la vida de sus pacientes.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad