Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:57

Sacrificios por una ciudad más amigable

Sacrificios por una ciudad más amigable

Peatones y conductores han tropezado, literalmente, con escombros que se depositan en aceras y calles del Casco Viejo de la ciudad a raíz de los trabajos que ejecuta la Alcaldía de Cochabamba. Estas obras ocasionan perjuicio en la población, pero son necesarias para mejorar los servicios básicos como el alcantarillado y la red de agua potable.

En los últimos días, la Alcaldía inició la refacción de las calzadas y aceras que están sumamente deterioradas, para lo cual restringe parte de la calzada o cierra algunas vías por donde circulan cientos de vehículos y miles de personas.

Para que la población no sufra mayores perjuicios por los trabajos que se realizan, la Alcaldía deberá tomar medidas que minimicen las molestias, es decir, implementar señalización clara que advierta a conductores y peatones sobre el cierre de calles, además de habilitar pasos peatonales en los lugares donde las vías son restringidas a un solo carril.

Para que el tráfico vehicular sea lo más ordenado posible, y con el fin de evitar discusiones entre la gente, la Alcaldía debe enviar guardias municipales, y también policías donde sea necesario, para que dirijan la circulación de los vehículos.

En los últimos días se ha observado que no solo hay congestión vehicular en los puntos donde se realizan las obras de mejoramiento, sino también discusiones entre los conductores porque cada uno trata de adelantar por la fuerza y no respeta si hay peatones que cruzan de una acera a otra.

Realizar estas obras es de suma importancia para la ciudad, pero es también crucial que se asuman todas las medidas de seguridad para evitar que peatones y conductores sufran las consecuencias de potenciales accidentes.

Otra alternativa sería ejecutar estas obras los domingos, cuando el tráfico vehicular disminuye en gran medida, para evitar los perjuicios. Pero, como el tiempo es insuficiente si se trabajara solo los fines de semana, se deberá continuar con las obras los otros días, pero con la salvedad de mejorar la señalización, las medidas de seguridad para la población que transita por el Casco Viejo e incrementar el número de guardias municipales que ayuden a controlar el tráfico vehicular.

Además, es importante que la Alcaldía utilice todos los medios de comunicación para informar a la población qué vías estarán cerradas, o con trabajos, para que pueda en forma anticipada evitar las mismas o conducir con mayor precaución.

La ciudad necesita la renovación de las redes de agua potable, el sistema de alcantarillado, las precarias aceras y calzadas que ya cumplieron su ciclo de vida, sin descuidar el colocado de árboles para que Cochabamba no se convierta en un lugar seco y sin humedad.

La Alcaldía anunció que los trabajos tendrán una duración de 90 días, por lo que la gente tendrá que acostumbrarse por ese tiempo con los obstáculos, pero con la certidumbre de que tendrá luego una ciudad más amigable para vivir.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad