Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:24

Retorno a clases y nuevos retos

Retorno a clases y nuevos retos
Han pasado 38 días desde que se suspendieron las clases en los colegios fiscales y privados, para prevenir la propagación del coronavirus en el país. Nadie puede dudar de que la medida asumida por el Gobierno transitorio fue completamente acertada; cada aula, sobre todo de las unidades educativas estatales, concentra a unos 30 estudiantes, sino es más, y habría sido un espacio de alto riesgo.
Frente a esa situación, varios colegios privados han optado por pasar clases virtuales para que los estudiantes no pierdan el ritmo de estudio y que el avance curricular marche dentro de lo planificado. En un primer momento, esa determinación fue cuestionada por algunas autoridades de Educación, pero luego fue aceptada.
El jueves, el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, dijo que es posible que los estudiantes vuelvan a las aulas en mayo, pero no precisó si sería desde la primera semana o más adelante. Lo que sí hizo, fue lanzar varios retos para los docentes, escolares y padres de familia.
Señaló que la educación tras el COVID-19 no volverá a ser la misma y estamos completamente de acuerdo, la vida no volverá a ser la misma. El hecho de que algunos colegios privados hayan optado por las clases a través de plataformas digitales ya es un avance que, de seguro, nadie lo hubiera imaginado que se diera en tan poco tiempo, pero, las circunstancias, obligaron a dar ese gran salto en el proceso enseñanza – aprendizaje.
En mayo, el regreso al colegio será progresivo; las clases se darán una parte presenciales (en aula) y otra virtuales. Ese sistema será utilizado en las ciudades y poblaciones intermedias que cuentan con el servicio de internet, pero, en las zonas rurales que no tienen, el apoyo será con programas de radio y televisión.
La gran pregunta es ¿será que estamos preparados para asumir ese reto? ¿Los profesores estarán listos para encarar ese nuevo sistema de enseñanza? El proyecto del Ministro parece bueno, sin embargo, es necesario hacer varios ajustes y aprobar normativas para que se pueda poner en marcha esa nueva modalidad y que los días perdidos sean recuperados en beneficio de los estudiantes.
Es bueno recordar que un gran porcentaje de los estudiantes y profesores de los colegios fiscales tienen las computadoras que el anterior gobierno entregó. Sería bueno que esos millones de dólares invertidos en esos equipos sirvan para algo.