Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:10

Retiro de aportes, los pros y contras

Retiro de aportes, los pros y contras

Las personas beneficiarias que pueden retirar parte de los aportes que realizaron a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) deben meditar detenidamente antes de dar este paso, recomendaron el presidente Luis Arce Catacora, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, y el economista César Vargas.

El Gobierno promulgó este miércoles la ley que permite el retiro total o parcial de los aportes de jubilación de los fondos de pensiones, que podría beneficiar a 1.4 millones de personas, con excepción de aquellas que reciben actualmente una jubilación, un salario o que hayan aportado durante el tiempo de las cuarentenas.

Una recomendación de economistas y autoridades es que solo los que realmente necesitan estos recursos económicos los retiren, y que sea para invertir en un emprendimiento que les permita generar ingresos. Porque si no lo hacen, el monto máximo (15 mil bolivianos) que saquen les alcanzará para unos cinco meses y después se verán nuevamente en penurias económicas.

Antes de la promulgación de la Ley 1392, se advirtió que las personas que opten por el retiro parcial o total de sus aportes verán mermados sus ingresos en el momento que les toque recibir su jubilación y, en algunos casos, perderán el derecho a tener atención en un seguro social a corto plazo (Caja de Salud).

Lo aconsejable es que solo quienes realmente necesitan recursos para sobrellevar una situación crítica, y mejor si tienen en mente un emprendimiento, sean los que retiren estos montos de dinero, pero con la perspectiva de reponer en los años siguientes los aportes para que sus jubilaciones futuras no se vean menoscabadas.

César Melgar, el marchista que realizó una caminata de 65 días, anunció que los 15 mil bolivianos que prevé recibir los invertirá para implementar una fiambrería y churrasquería.

Los beneficiarios que se decanten, finalmente, por retirar parte o la totalidad de sus ahorros deberán, en lo posible, seguir los mismos pasos que este marchista para que, en el menor tiempo posible, puedan reponer sus aportes, con el fin de recibir sus rentas de jubilación que les permita vivir sus últimos años con cierta holgura.

Una renta de jubilación, aunque no es un monto significativo para enfrentar los múltiples problemas de la vejez, sirve para satisfacer, por lo menos, las necesidades básicas, por lo que es recomendable aportar para tener una pensión vitalicia.

En lo que sí se debería trabajar es en la elaboración de estrategias para mejorar las pensiones de los jubilados, especialmente para quienes reciben rentas bajísimas. Una medida, por ejemplo, es el monto solidario que perciben actualmente muchos jubilados, lo que les incrementa su pensión en un porcentaje importante. Así se podrían implementar otras medidas que ayuden a mejorar las rentas que reciben quienes aportaron en sus vidas 20, 30 o más años y que ahora dependen solamente de ese pago mensual.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad