Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 04 de agosto de 2021
  • Actualizado 05:40

Reestructurar la Caja Nacional

Reestructurar la Caja Nacional

El desafío que asume el médico Herland Tejerina, como gerente general de la Caja Nacional de Salud, es titánica y requiere de su total compromiso, porque tiene la tarea inmediata de mejorar el servicio que presta a sus más de tres millones de asegurados y, sobre todo, erradicar la corrupción que se ha venido denunciando en forma reiterada en los últimos años.

Servicio deficiente (que linda en el maltrato) por parte del personal, falta de medicamentos, tráfico de pacientes hacia consultorios privados, casos de negligencia médica y exagerada espera cuando una persona requiere ser atendida por un especialista. Estas son algunas de las deficiencias que los pacientes enumeran cuando se les consulta sobre este régimen de seguridad social a corto plazo.

Tejerina se comprometió a “extirpar el cáncer de la corrupción y curar la enfermedad crónica que parece vivir nuestra Caja, de la burocracia y la inercia”.

Si el recientemente posesionado como máxima autoridad de la Caja Nacional de salud quiere cumplir estos compromisos asumidos, deberá trabajar con ahínco, tomando en cuenta a todos los sectores, sin dejarse presionar por los sindicatos de esta institución y menos rendir cuentas a ningún partido político.

En el momento de nombrar a los administradores regionales tendrá que tomar en cuenta a los mejores hombres y mujeres, y no dejarse influenciar por las presiones políticas para “acomodar” a determinadas personas.

La Caja Nacional es el seguro que más afiliados tiene, además de ser el más completo en equipamiento y servicios. Empero, asimismo es el que padece más dificultades cuando se trata de atender a sus millones de asegurados.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, señaló que esta institución debe “cuidar la salud del pueblo con calidad y calidez. Vamos a apoyar toda iniciativa para lograr dicho objetivo”.

Lo que afirmó el Ministro es muy pertinente, a lo que se debería agregar una atención oportuna, sin dilación, porque en muchos casos el paciente no puede esperar debido a que la enfermedad hace mella de su integridad física y mental.

Asimismo, el nuevo gerente general de la Caja tendrá que optimizar los recursos humanos que tiene esta entidad aseguradora, porque el personal de salud y administrativo es fundamental para mejorar la atención de los asegurados, al margen de equipar mejor los hospitales, policlínicos y consultorios que tiene a lo largo y ancho del país.

Es importante valorar el servicio que presta la Caja Nacional de Salud, porque atiende a quienes aportan mucho y a quienes aportan poco, pero tiene que garantizar un servicio con calidad y calidez. Esa tarea será posible solo si se trabaja con transparencia, honestidad y con la mente puesta en el asegurado, por quien existe este sistema de salud en el país.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad