Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

Recuperar la imagen de la Policía

Recuperar la imagen de la Policía

En los primeros cinco meses de este año, 10 policías fueron detenidos en el departamento de Oruro y enviados a la cárcel por involucrarse con el narcotráfico, según información revelada por el fiscal departamental, Aldo Morales.

En uno de los últimos casos, según la autoridad, un policía fue detenido con 57 paquetes de droga en la carretera La Paz-Oruro. En otro hecho, el pasado 8 de mayo, un teniente de la institución del orden fue sorprendido en Santa Cruz con al menos 20 kilos de estupefacientes.

Tras la aprehensión de estos uniformados, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, advirtió: “Si vemos a un policía narcotraficante o a uno que golpea a su esposa, o cometiendo cualquier otro delito, hay que alejarlo de la Policía Boliviana”.

A la advertencia del Ministro, habría que agregar que los policías que cometen delitos, especialmente graves, además de ser dados de baja, deben ser sentenciados con las penas máximas que las leyes prevén, una vez que se compruebe su participación en el hecho denunciado.

La misión de la Policía, según la Constitución Política, es defender a la sociedad, conservar el orden público y cumplir las leyes vigentes. Por lo mismo, es inadmisible que los miembros de esta institución se involucren en la comisión de delitos, y mucho más si se trata de un crimen de lesa humanidad como es el narcotráfico.

Una de las tareas de la Policía es erradicar toda actividad relacionada con la producción, tráfico y venta de drogas en el país, por lo que los efectivos de esta institución que se involucran con mafias deben ser procesados con drasticidad.

Si bien el número de policías que delinquen es mínimo con relación al efectivo total con el que cuenta la institución, por culpa de estos su imagen se deteriora.

Por eso es urgente que las autoridades del Alto Mando Policial, con el apoyo del Ministerio de Gobierno, implementen acciones para sanear la Policía, con el objetivo de devolver el prestigio a esta institución que debe ser uno de los pilares fundamentales del país.

Para que la Policía esté libre de malos elementos, la tarea debe empezar en la selección de su personal, especialmente cuando se realizan las convocatorias para la Academia Nacional de Policía, las Esbapol de todo el país y las diferentes formas de admisión que tiene la institución para renovar sus cuadros.

Si las autoridades policiales no realizan esta tarea, urgente, son también, de alguna manera, responsables por las irregularidades que se cometen en la institución por parte de algunos de sus elementos.

El objetivo debe ser trabajar para que esta entidad sea más eficiente y cumpla su labor de defender a la población y, sobre todo, respete las leyes vigentes en el país.