Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 00:17

Reclutar a los mejores cerebros

Reclutar a los mejores cerebros

El Banco de Crédito de Bolivia (BCP) ha lanzado una iniciativa innovadora, encontrar a los 10 mejores profesionales, desde el último semestre de sus carreras hasta un año de egresados, de las universidades del país, con el fin de contratarlos y que formen parte de esta entidad.

La propuesta del BCP es más que interesante, y a corto plazo traerá beneficios en dos sentidos. El primero, que jóvenes egresados o a punto de concluir sus carreras tendrán la oportunidad de trabajar en una entidad consolidada en el mercado boliviano. Y, por otra parte, esta entidad financiera sumará a su equipo talento boliviano que aportará con sus conocimientos y nuevas ideas.

En otros países, reclutar a los jóvenes talentos es ya una tradición de larga data, y no solo si se trata de eximios deportistas, sino también de profesionales en diferentes campos, porque las empresas necesitan renovarse con sangre nueva.

Si la experiencia que emprende el BCP va por buen camino, seguramente otras empresas, entidades, instituciones o industrias emularán este ejemplo, para ofrecer a los nuevos profesionales puestos de trabajo con el fin de que puedan poner en práctica lo que aprendieron en sus años de aprendizaje en las aulas universitarias o en los institutos técnicos.

Esta iniciativa debería ser también imitada por las entidades públicas, tal como lo propusieron asambleístas nacionales, de contratar a los mejores estudiantes de las universidades públicas en cargos de empresas estatales.

Cuando se lanzan convocatorias para puestos en empresas o instituciones públicas, normalmente se exige una experiencia mínima que puede ser de tres a cinco años, un requisito que casi ningún egresado cumple, porque no ha tenido la oportunidad de trabajar.

Este requisito es como un cinturón de fuerza porque si un nuevo profesional no accede a un puesto por falta de experiencia, tendrá que resignarse a ingresar a una entidad grande solo cuando adquiera la experiencia requerida en emprendimientos más pequeños.

Pero cuando logra, finalmente, tener la experiencia requerida, ya no cumple el requisito de la edad, porque algunas empresas fijan un límite, hacia arriba.

Un objetivo de los nuevos profesionales es acceder a un empleo estable, y si es posible con una buena remuneración, mejor si se trata de alguna entidad consolidada, para así planificar un futuro para su familia a largo plazo.

Pero eso se consigue solamente si las empresas, sean públicas o privadas, brindan oportunidades a los nuevos profesionales, lo que favorece también a las entidades que los contratan, porque es la única forma de avanzar y renovar las empresas que deben caminar a la par de los nuevos conocimientos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad