Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 02:26

Policías y la muerte de Yamil Rosales

Policías y la muerte de Yamil Rosales

Seis policías de la Dirección de Prevención y Robo de Vehículos (Diprove) de Cochabamba son investigados y relevados en el marco de las investigaciones por el asesinato de Yamil Rosales Rivera.

Una vez más, efectivos de la institución del orden se ven involucrados en un caso que conmueve a los bolivianos por la terrible forma en que murió el mecánico, que se dedicaba a la compra y venta de vehículos en Comarapa (Santa Cruz). Fue asesinado y quemado por hombres que se mostraron interesados en la adquisición de un camión indocumentado que tenía a la venta, el 1 de enero de 2021.

El móvil aún no fue ac completamente, pero está claro que tiene un componente netamente económico.

No existe razón alguna para que una persona pierda la vida de esa forma. El joven mecánico, como muchas otras personas que se dedican al negocio de vehículos, confío en la persona que lo contactó vía telefónica y acudió al lugar señalado donde fue asesinado.

Este caso debe ser investigado de forma imparcial por la Policía, ya que existe una evidente susceptibilidad, pero, además, debe servir para que las autoridades a la cabeza del Ministerio de Gobierno analicen el caso y consideren la posibilidad de hacer cambios estructurales en la institución verde olivo.

Con mucha frecuencia, sobre todo en los últimos tiempos, se ha visto a policías involucrados en la comisión de diferentes delitos, algo que no puede seguir porque es perjudicial, principalmente, para la imagen y credibilidad que debe tener en la sociedad.

El exministro de Gobierno Arturo Murillo anunció que en su gestión le “cambiaría la cara a la Policía”, sin embargo, poco o casi nada hizo para que la situación de esa institución cambie.

La Policía necesita cambios estructurales. Debe ser una institución al servicio de todos los bolivianos.

Es claro que el caso de Yamil Rosales Rivera no puede quedar en la impunidad. En los últimos días fueron detenidas varias personas que, al parecer, estuvieron involucradas en el asesinato, pero, aún falta identificar y detener a otras.

El anuncio de relevo de los uniformados que estarían involucrados en la muerte del joven mecánico es una buena señal, pero no es suficiente. Se tiene que dar con los responsables, enjuiciarlos y garantizar que sobre ellos caiga todo el peso de la ley; sin importar si son policías o civiles.