Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:31

Policías, drogas, robos y chutos

Policías, drogas, robos y chutos

U na  vez más, la Policía Boliviana está en el ojo de la tormenta. Las denuncias contra la institución verde olivo no cesan y cada día ponen en entredicho el accionar de los uniformados que se ven envueltos en actos delictivos que deben ser drásticamente sancionados.

En menos de un mes, el Ministerio de Gobierno ha dispuesto la intervención de la Fuerzas Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN), donde existen graves sospechas de nexos con narcotraficantes, y recientemente la intervención de la Dirección de Robo de Vehículos (Diprove) de Santa Cruz, donde altos jefes policiales estarían involucrados en el robo de carros en Chile.

Lo que ocurre en  la institución policial es un  verdadero escándalo, que debe ser investigado hasta dar con todos aquellos malos policías que usan el uniforme para cometer una serie de delitos.

Preocupa también el reciente dato que el investigador chileno y fundador del Grupo de Búsqueda de Vehículos, Hugo Bustos, reveló, en sentido de que el grupo que dirige identificó 112 carros robados en el vecino país que fueron llevados hasta el departamento de Santa Cruz, y de  ellos al menos 90% estarían en manos de autoridades de distintos sectores.

Los datos que proporciona Bustos deben ser tomado en cuenta por las autoridades para identificar a la red delictiva que estaría operando  en el país y en la que incluso hay autoridades involucradas. Prueba de esto es que el Mitsubishi Outlander, robado en 2020 en el vecino país y que buscaba dar Bustos en Santa Cruz,  se encontraba  en la casa del  jefe policial de la frontera de Uyuni, teniente coronel Raúl Cabezas. A esto se suma, los posibles vínculos de vendedores de carros robados y chutos en la feria de Yapacaní con el subdirector de Diprove Santa Cruz, Rolando Téllez. 

Con el cambio de más de un centenar de policias de Diprove en Santa Cruz, que ayer dispuso el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, el caso no debe terminar ahí. Más al contario, las investigaciones  deben extenderse a todas las unidades policiales e incluso militares, donde es probable que se encuentren más vehículos robados o indocumentados.

Para nadie es desconocida la circulación de centenares de vehículos chutos que son comercializados en ferias, muchos de ellos camuflados con documentos de otros carros. Es más, tampoco es desconocido que, por ejemplo, en la población de Pongo, en la carretera que une a Cochabamba con La Paz, se realiza un feria abierta de motorizados ilegales. Así también ocurre en poblaciones del altiplano donde circulan lujosos vehículos sin placas a vista y paciencia de las autoridades.

Los operativos sorpresa que ha anunciado realizar el ministro de Defensa, Edmundo Novillo, esperemos que lleguen a todos los rincones del país y se den con los que encubren esta ilícita actividad. 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad