Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 22:21

Polémico registro para cobrar impuestos

Polémico registro para cobrar impuestos

Las personas y empresas que realizan negocios a través de medios digitales deben registrarse en el sistema del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), si es que no lo han hecho aún, y empezar a tributar, siempre y cuando se trate de una actividad constante que implique ganancias.

Este anuncio del SIN, que apunta a los influencers, deliveries, productores de cine boliviano que difunden sus películas por streaming, enseñanza virtual y a las personas en general que venden bienes y servicios mediante Internet, ha profundizado la polémica entre quienes aseguran que el Gobierno busca crear nuevos impuestos para castigar a emprendimientos de sobrevivencia y los que afirman que es una obligación de todos los que generan economía pagar tributos para contribuir al país.

El presidente del SIN, Mario Cazón, salió al paso de las observaciones y afirmó que no se trata de un nuevo impuesto sino de adecuar a los contribuyentes a la norma que ya existe, es decir que deben registrarse si tienen una actividad económica habitual y utilizan para ello los medios digitales.

En lo que sí se debe coincidir es que los impuestos, al ser universales, deben ser cancelados por todos los que tienen actividades económicas que generan ganancias, pero con algunas salvedades con el fin de, por ejemplo, fomentar el arte, la educación y la cultura, entre otros.

El cine boliviano, por ejemplo, que empezó a difundir películas mediante streaming, como una forma de generar ingresos para intentar seguir produciendo, debería ser una de las excepciones, porque se trata de una actividad incipiente en el que la mayor parte de las veces no se recupera ni lo que se invierte en forma particular.

No se puede comparar el negocio de las películas del exterior que sí generan recursos económicos con varios ceros cuando se difunden vía streaming con las cintas nacionales que tienen, por el momento, un alcance limitado.

Así como el cine hay otras actividades de supervivencia que no generan elevadas ganancias, por lo que gravar con impuestos podría implicar que las mismas sean inviables, dejando a los emprendedores sin una fuente de ingresos.

Pero los que sí generan ganancias importantes, ya sea por medios digitales o de forma presencial, deben contribuir al país con sus tributos, para que se puedan realizar las obras que benefician a la población.

Lo que ha ocurrido durante décadas es que personas que mueven grandes sumas de dinero y lucran con su actividad han estado al margen de pagar sus impuestos, recurriendo a cuanta triquiñuela se les ocurre, mientras que los pequeños emprendedores han sido castigados con tributos sobre sus ínfimas ganancias. Eso debe cambiar, para que cada quien contribuya de acuerdo a sus ganancias, eso es lo más equitativo.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad