Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 19:47

El poder femenino en el Parlamento

El poder femenino en el Parlamento

La lucha de las mujeres por conquistar espacios de decisión y de poder en los gobiernos es permanente, sin embargo, en pocos lo han logrado. En Bolivia se tienen avances importantes, debido a que existen normas legales que obligan a las organizaciones políticas a considerar la paridad en las listas de candidatos a senadores y diputados.

Sin lugar a dudas, la sorpresa se dio en las elecciones generales del 18 de octubre. Tras el conteo oficial de votos, se observa una considerable cantidad de representación femenina que fue electa por los bolivianos, tanto para el Senado como para Diputados.

En Senadores, el Movimiento Al Socialismo (MAS) consiguió 21 curules, de los cuales 10 son mujeres. Por su parte, Comunidad Ciudadana obtuvo 11 y de ellos siete son mujeres, mientras que Creemos logró cuatro, de los que dos son mujeres.

En Diputados, en el caso de los plurinominales, el 48.33% son varones, mientras que el 51.6% de los curules estará en manos de mujeres. En los uninominales vuelve la hegemonía femenina con el 57.14% de espacios y el 42.86% es para los varones. Asimismo, la representación indígena estará liderada por damas con el 57.14% frente al 42.86% de hombres. Por su lado, en el caso de los representantes Supraestatales, el 55.56% es para mujeres y el 44%, varones.

Otro dato que vale la pena resaltar es que el nuevo Parlamento boliviano tendrá "caras nuevas" y jóvenes, quienes le darán un "aire" de renovación al Legislativo.

Las organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de las mujeres están más que satisfechas, porque después de muchas peleas, la presencia femenina en esa instancia de poder del Estado será mayoritaria.

La responsabilidad de las senadoras y diputadas electas es grande, sobre todo, en estos tiempos complicados y difíciles que está viviendo el país.

Está claro que los bolivianos al emitir su voto y apoyar al sector femenino están dejando en sus manos la tarea de trabajar por todos, sin exclusión. 

Ahora, las mujeres deberán ser protagonistas en las dos cámaras y evitar el acoso político al que lamentablemente muchas fueron sometidas, no solo en el Parlamento, sino también en instancias departamentales y municipales.

Según un análisis histórico realizado por la campaña #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes, la Cámara de Senadores ha sido más resistente a traducir la normativa favorable a la paridad en realidad: no fue hasta 1989 que se escogieron a las primeras mujeres senadoras de la era democrática (post 1982); en 1993 y 2005 se dieron retrocesos en cuanto a la presencia femenina, y hasta 2014 no se había logrado paridad en este espacio. "El reciente proceso electoral marcaría un hito para las mujeres en términos de participación política", señala un documento de #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes.

Asimismo, recuerda que Bolivia ocupa el tercer lugar en el mundo –después de Ruanda y Cuba- en representación de mujeres en el Parlamento, según el mapa Mujeres en la Política 2020 de la Unión Interparlamentaria y ONU Mujeres.