Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 02:37

Pensiones escolares y polémicos contratos

Pensiones escolares y polémicos contratos

La pandemia del COVID-19 golpea económicamente a todos, nadie se salva. En esa lógica, los colegios privados deben actuar de acuerdo a la realidad, sin intimidar a los padres de familia que hacen todo el esfuerzo para que sus hijos sean educados en instituciones particulares, y mucho menos pretender elevar las pensiones escolares.

El ministro de Educación, Adrián Quelca, fue muy claro al indicar que “en ningún caso” las pensiones escolares deben ser incrementadas. Sin embargo, en varias unidades educativas que ya realizan las inscripciones respectivas advierten que si bien están cobrando el mismo monto de la gestión pasada, este es temporal porque más adelante realizarán el ajuste correspondiente. En tanto, en otros directamente cobran un monto mayor, argumentando que por la educación a distancia que prestarán debido a la pandemia, deben realizar fuertes inversiones para garantizar el servicio y, por ende, el padre debe también asumir ese costo.

En este momento tan crítico, las autoridades de Educación deben emitir cuanto antes una norma que regule el costo de las pensiones escolares con base en indicadores económicos que proporcione el Ministerio de Economía. No se puede esperar muchos tiempo, dado que algunos establecimientos ya aplican medidas según su conveniencia.

 A esto se suman las denuncias de padres de familia respecto a los contratos que pretenden hacer firmar los establecimientos educativos, con cláusulas rígidas, condicionadas e intimidatorias, documentos muy diferentes a los que anteriormente se suscribían.

 Representantes de la Asociación de Colegios Privados (Andecop) reconocen que hicieron ciertos ajustes debido a la alta mora que tienen y a los juicios laborales que les iniciaron decenas de maestros que también se vieron perjudicados por la suspensión de las clases en marzo de 2020, cuando comenzó la mortal pandemia. 

Es entendible la situación por la que atraviesan los colegios privados, pero ello no debe llevar a asumir medidas radicales e intimidatorias, que ahondan más el problema.

Es preciso buscar consensos que beneficien a los establecimientos educativos y a los padres de familia, que ahora más que nunca atraviesan por una situación complicada, así como todos.

Las autoridades deben intervenir para impedir un nuevo conflicto. Ahora más que nunca se requiere dialogar para encontrar soluciones conjuntas, ya que la pandemia afecta a todos y sin distinción alguna.

Es sencillo pedir  sanciones, pero ese no es el camino. Es preciso que se regule previo acuerdo y tomando en cuenta la situación real que se vive.

Los niños, adolescentes y jóvenes no deben verse perjudicados más de lo que ya fueron. Si hay algo que cuestionar, es que muchos colegios tampoco tuvieron la capacidad de prestar un buen servicio en 2020, improvisaron y pretendieron cobrar todo como si nada habría pasado. 

Acuerdos

Es sencillo pedir sanciones, pero ese no es el camino. Es preciso que se regule previo acuerdo y tomando en cuenta la situación real que se vive.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad