Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de enero de 2021
  • Actualizado 23:11

Un paso gravitante para conocer la verdad

Un paso gravitante para conocer la verdad

Bolivia dio un paso importante en aras de conocer la verdad sobre los hechos violentos que se suscitaron en Senkata (El Alto) y Huayllani (Cochabamba), que dejaron unas 35 personas fallecidas y al menos 120 heridas.

La Cancillería boliviana firmó ayer un protocolo con la Comisión  Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),  para que un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Bolivia) investigue las muertes registradas entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2019.

Hasta el momento, varias instituciones que velan por el respeto a los derechos humanos investigaron esos hechos y elevaron informes. Sin embargo, en la mayoría de los casos presentan cierto sesgo y despierta susceptibilidad, principalmente, en el MAS y familiares de los fallecidos.

Cinco expertos de Brasil, Argentina, Colombia e Inglaterra realizarán una exhaustiva investigación en los próximos seis meses. Prevén tener encuentros con las personas que resultaron heridas, familiares de los fallecidos, testigos, autoridades de todos los niveles y organizaciones de la sociedad civil e incluso se sabe que podrían sostener entrevistas con los expresidentes Evo Morales y Jeanine Áñez, así como también con exministros de Estado.

Es de vital importancia que se conozca la verdad de los hechos violentos que se dieron tras las elecciones anuladas del 20 de octubre de 2019 y se dé con los responsables de este lamentable suceso.

La comisión de expertos tiene previsto investigar todo lo que sucedió entre en 1 de septiembre y el 31 de diciembre de la gestión pasada, es decir, verán todo lo sucedido antes de los comicios y después de la anulación y salida de expresidente Morales, así como también la gestión de Áñez en los meses de mayor conflicto.

Si bien las muertes centrarán la mayor atención, porque  hasta el momento  la justicia no logró aclarar todos los casos y  hay familias que piden a las autoridades gubernamentales  que den con los responsables que cegaron la vida a sus seres queridos, existen otros aspectos que necesitan ser analizados, por ejemplo, ver si el gobierno transitorio cumplió con la asistencia e indemnización a todas las víctimas de Senkata y Huayllani.

En diciembre del año pasado una comisión de la CIDH ya estuvo en el país investigando de forma preliminar esos hechos y advirtió sobre la vulneración de los derechos humanos. Sin embargo, ahora, los cinco expertos realizarán un trabajo más extenso y sacarán un informe y emitirán recomendaciones al Estado boliviano, que deberá proceder de acuerdo a norma y sin ningún interés político partidario.

La imparcialidad, profesionalismo y responsabilidad en el trabajo de los profesionales estaría garantizado, toda vez que los expertos cuentan con una amplia experiencia en ese tipo de investigaciones. En ese marco, se espera un trabajo absolutamente independiente.

 

Esclarecimiento

Familiares de las víctimas de Senkata y Huayllani esperan que tras las investigaciones se haga justicia.