Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 09 de marzo de 2021
  • Actualizado 06:48

Paro médico en plena pandemia

Paro médico en plena pandemia

El paro iniciado por el sector médico, en medio de una pandemia que ha dejado ya 238 mil contagiados y un poco más de 11.300 personas fallecidas, en el país, ha provocado diversas reacciones, a favor y en contra de esta medida que se prolongaría hasta fin de mes.

Algunas personas, especialmente en redes sociales, han calificado esta medida como irracional y atentatoria contra la salud de la población que se da modos para salir ilesa de esta crisis sanitaria que vive el país y el mundo a causa del coronavirus. No obstante, hay también expresiones de apoyo a los galenos.

El presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, calificó al paro médico como “inconcebible” e “inhumano”, ante lo cual exhortó a los galenos a dialogar.

El Consejo Nacional de Salud (Conasa) determinó iniciar esta medida de presión después de la aprobación de la Ley de Emergencia Sanitaria, con el argumento de que el Gobierno no se sentó a dialogar con este sector.

No obstante, al margen de las demandas y los argumentos que pueda esgrimir una determinada institución, en esta coyuntura en particular se debe analizar qué conviene más a la población, cuán perjudicial puede ser esta medida o si los médicos deberían agotar otras instancias de negociación para asumir esta extrema medida.

Y si bien los médicos han anunciado que se mantendrán abiertos los servicios de emergencia, la pregunta que surge es ¿qué pasará con las personas que necesitan atención médica en las diferentes especialidades? ¿A dónde acudirán? ¿Tendrán que aguantar su dolor hasta que concluya este paro movilizado?

Si la atención en salud es deficiente cuando no hay paro médico, la situación se agrava con esta medida de presión y, seguramente, miles de pacientes se quedarán sin poder aliviarse de los dolores que puedan sentir a causa de alguna enfermedad.

Lo cierto es que, en este momento de crisis, sería más prudente que tanto el Gobierno como el sector de los médicos solucionen sus diferencias mediante el diálogo y no pongan en riesgo la salud de la población.

Los casos de contagios por el virus se mantienen elevados y también el número de fallecidos, por lo que en este momento se requiere el concurso de todos los sectores para aminorar y vencer a la pandemia del coronavirus.

Esperamos que el diálogo se imponga en este momento de crisis sanitaria y que ambos sectores sean tolerantes, reconozcan sus errores propios y los aciertos del otro para tomar las mejores decisiones que convengan al país.

Estos sectores deben tomar en cuenta no solo sus demandas o propuesta, sino especialmente las necesidades de la población, que bastante ha sufrido ya, primero con las muertes por la COVID, y después con la crisis económica que trae consigo esta pandemia.