Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de junio de 2021
  • Actualizado 00:05

Pandemia y reactivación económica

Pandemia y reactivación económica

Grandes, medianas, pequeñas, unipersonales o familiares. Casi todas las empresas en el país se encuentran en dificultades económicas por la recesión que sufre la región y el mundo, y especialmente debido a la pandemia que ha paralizado, durante meses, el aparato productivo.

Y una señal inequívoca de la crisis económica en la que están inmersas las empresas del país es el creciente desempleo o la reducción de salarios que han sufrido miles de trabajadores, como una alternativa para conservar sus fuentes de empleo, en los que, por lo menos, reciben un salario fijo y aguinaldo de fin de año, al margen de un seguro de salud y aportes para su jubilación.

La situación económica para este año tampoco es del todo halagadora, situación por la cual el Gobierno nacional anunció un incremento de 0.67% solo al salario mínimo nacional (14,2 bolivianos), con el fin de que la crisis económica no se profundice. 

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, advirtió que este incremento planteado generará una consecuencia en la economía y si acaso se dispone uno mayor, un “descalabro”.

Los empresarios privados, por su parte, proponen al Gobierno que más allá de hablar de un aumento en los salarios, se trabaje en la reactivación del aparato productivo y el fortalecimiento de las empresas para que se conserven los empleos que todavía persisten.

La situación de desempleo es tal que miles de bolivianos se han visto obligados a ganar las calles para vender cualquier producto que pueda ser demandado por la gente. Sin embargo, se trata de “empleos” informales en los que la retribución económica es mínima, sin el beneficio de salud o jubilación.

Incrementar 14, 2 bolivianos, o no hacerlo, no supondrá una gran diferencia para el bolsillo de los trabajadores, pero sí será una carga pesada para no solamente el sector privado sino también para las entidades públicas que ya tienen déficits en sus finanzas.

Para evitar este impasse entre el Gobierno, los trabajadores y los empresarios, se deberá, como se ha pedido desde hace varios años, conformar una mesa tripartita para debatir con argumentos sólidos si se debería o no incrementar los salarios de los dependientes.

Pero, al margen de analizar si es pertinente o no un incremento salarial en época de pandemia, porque los trabajadores tienen también sus argumentos válidos para pedir un mejor salario, se debería trabajar para generar más fuentes de empleo.

Caso contrario, si se asumen decisiones precipitadas, la crisis económica se podría ahondar y, por ende, aumentar el desempleo. La prioridad en este momento debe ser el fortalecimiento de la economía para que el país salga bien parado de esta crisis causada por la pandemia del coronavirus que tiene en jaque al mundo desde diciembre de 2019.

Crisis

La prioridad en este momento debe ser el fortalecimiento de la economía para que el país salga bien parado de esta crisis causada por la pandemia del coronavirus.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad