Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de septiembre de 2021
  • Actualizado 10:37

Oxígeno para fortalecer el sistema de salud

Oxígeno para fortalecer el sistema de salud

La aprobación de una ley municipal que asegure la provisión de oxígeno medicinal en forma gratuita a la población es un primer paso para garantizar el acceso a la salud para quienes especialmente están atravesando un cuadro severo de coronavirus.

Ese es por lo menos el objetivo del Concejo Municipal tras aprobar una ley que autoriza a la Alcaldía la dotación y carga gratuita de oxígeno municipal a la población afectada por la COVID-19, porque ya no se puede permitir que los pacientes fallezcan por falta de este medicamento y menos que sus familiares tengan que mendigar para conseguir la recarga de oxígeno.

Esta ley debió haber sido aprobada incluso el año pasado, cuando cientos de familiares de pacientes caminaban de un lado para otro en busca de este tan vital soporte de vida. Muchos no lograron comprar el oxígeno y los afectados por la pandemia fallecieron en circunstancias dramáticas.

Empero, que se asegure la provisión de oxígeno es solo un primer paso. Porque, además, se debe garantizar que los pacientes enfermos con coronavirus puedan acceder a una cama de internación y medicamentos en forma oportuna, sin dilación, porque su vida depende de eso.

En las primeras olas de la pandemia, muchas personas murieron por falta de asistencia oportuna, o porque no tenían el dinero suficiente para internarse en una clínica particular o adquirir los costosos medicamentos que fueron comercializados incluso hasta en el triple de su costo normal por personas inescrupulosas que aprovecharon la desesperación de las familias.

Los gobiernos, en sus tres niveles, deben cumplir lo que señala la Constitución Política del Estado, que la salud es un derecho al que deben acceder todos los bolivianos en forma gratuita y oportuna, sin discriminación de ninguna índole.

Y para plasmar en acciones concretas lo que señala la Carta Magna, la primera medida será asignar un mayor presupuesto para salud, dinero que debe servir para construir infraestructura hospitalaria, comprar equipos y medicamentos y, lo más importante, contratar el personal suficiente para atender con prontitud a los pacientes.

Si la población goza de una buena salud, eso repercutirá directamente en un mejor desempeño laboral, lo que a su vez implica un crecimiento en la economía y, por ende, una mejor calidad de vida para los bolivianos.

El sistema de salud, así fortalecido, podrá trabajar en la medicina preventiva, evitando que los hospitales se congestionen, permitiendo el ahorro de millones de bolivianos que se gastan cada año en enfermedades fácilmente prevenibles.

Es por eso oportuno suministrar oxígeno al sistema de salud que actualmente se encuentra quebrantado. Los resultados de esta primera acción se podrán percibir a mediano y largo plazo.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad