Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 29 de noviembre de 2020
  • Actualizado 05:50

El nuevo Rector y el reto de "limpiar" la UMSS

El nuevo Rector y el reto de "limpiar" la UMSS

Tras varias postergaciones y después de superar conflictos, el jueves, miles de universitarios y docentes acudieron a las urnas para elegir al nuevo Rector de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS). El ganador de los comicios es el ingeniero Julio Medina del frente Innova. Obtuvo el 51% de votos y será el responsable de dirigir los destinos de la San Simón por los próximos cuatro años.

Medina fue abiertamente opositor a la gestión del actual rector Juan Ríos y eso quedó de manifiesto durante la campaña que realizó su organización para "conquistar" el voto de los docentes y universitarios.

El vencedor de las elecciones prometió estabilidad laboral a los profesores universitarios, mayor investigación y la posibilidad de que los estudiantes gocen de más cursos en el proceso de aprendizaje.

Es sabido que en los últimos años la UMSS se convirtió en poco menos que un botín político y un espacio que fue aprovechado por algunas autoridades para tratar de ganar simpatías con el partido que estaba en función de gobierno.

Es más, el actual rector Juan Ríos comprometió el apoyo al entonces candidato a la Presidencia Evo Morales. Pero no lo hizo solo a título personal, sino que "ofreció" a toda la UMSS, lo que desató críticas internas y externas.

Ahora que llegó el cambio a la UMSS, el desafió de Medina será hacer de la San Simón una institución más académica, donde se priorice la formación de profesionales y la investigación, cualidades que han caracterizado a esta casa superior de estudios.

También tendrá que trabajar para recuperar la imagen institucional, que en los últimos tiempos se vio seriamente afectada, precisamente porque algunas autoridades priorizaron los temas político partidarios por encima de la esencia de la UMSS.

La San Simón arrastra varios temas que requieren ser atendidos como, por ejemplo, terminar con la titularización de los docentes que le costó semanas de huelga y pérdida de clases a esa casa superior de estudios. También debe encarar reformas para hacer frente a la crisis económica que se acentuó en los últimos meses debido a la pandemia del coronavirus.

Los planteamientos de Medina para cambiar la cara a la UMSS son interesantes, pero necesitará del apoyo y compromiso de los universitarios y todo el personal docente y administrativo.