Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 01:09

Nochebuena sin COVID

Nochebuena sin COVID

No cabe duda que esta noche será  distinta. Será una Nochebuena diferente, porque seguramente muchos no se juntarán con todos los familiares como solían hacerlo antes. Varios no llegarán desde lejos para dar un fuerte abrazo a quienes desde hace años no veían, pero esperaban hacerlo este 24 de diciembre. 

Muchos saludos y felicitaciones serán virtuales, pero eso no cambiará el amor ni el cariño que uno siente por el otro.

El coronavirus ha cambiado nuestra forma de vida, pero jamás cambiará el sentimiento que uno tiene de esta fecha festiva y el amor hacia la familia y el prójimo.

Esta noche debe ser un momento no solo para expresar amor, así sea a la distancia, sino también para reflexionar lo que nos está pasando y pensar en lo que debemos hacer para salir de este tiempo tan difícil que nos toca vivir.

Nunca antes habíamos vivido un momento tan crítico como el de ahora, cuando estamos amenazados por una segunda ola de un mortal virus, que desde marzo de este año acabó con la vida de más de 9.000 bolivianos y millones de personas en el mundo.

Es tiempo de valorar la vida y agradecer porque aún tenemos a nuestros seres queridos junto a nosotros. Pero también de asumir compromisos para cuidarnos y cuidar a nuestro entorno del virus, que otra vez golpea, y con fuerza, a varios países del mundo y del que Bolivia no está libre.

Desde que se reportaron los primeros casos de COVID-19 y se explicó sobre la agresividad de este, se recomendó, una y otra vez, que el lavado de las manos con jabón o la desinfección con alcohol, el uso del barbijo y el distanciamiento de un metro y medio entre una persona y otra son las medidas más adecuadas para evitar contraer el mal.

Porque amamos nuestra vida  y la de los demás, cumplamos con esas recomendaciones básicas  y nada difíciles de hacerlas. No esperemos que las autoridades  sancionen por no cuidarnos, la responsabilidad es de todos.

Si amamos la vida y no queremos perder a nuestros seres queridos, como muchos lo hicieron durante la primera ola del COVID y lloraron amargamente porque el virus no tuvo piedad con los más vulnerables, esta noche reunámonos con la familia que está, pero durante dos horas como máximo y usando siempre el barbijo y tomando distancia entre uno y otro. Todo esto puede sonar a exagerado, pero los expertos recomiendan ese tiempo y sugieren que sea en un lugar bastante ventilado.

La prevención contra este virus, que ya obligó a cerrar fronteras en algunos países y suspender actividades de forma radical, está en nuestras manos. Nadie más que nosotros podemos hacer algo por nuestra vida y por la de los demás.

Será una noche distinta, pero si tomamos en cuenta todas estas recomendaciones habremos cuidado la vida y evitado que el virus afecte a uno de los nuestros. ¡Feliz Nochebuena!

Prevención

Será una noche distinta, pero si tomamos en cuenta todas estas recomendaciones habremos cuidado la vida y evitado que el virus afecte a uno de los nuestros.