Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 20 de abril de 2021
  • Actualizado 18:39

Mujeres, una igualdad a medias

Mujeres, una igualdad a medias

Las mujeres no solo han “conquistado” trabajos que eran exclusivos de los hombres, sino que, en los últimos años, se han afianzado en ellos por mérito propio, ganando, además, la confianza de clientes que prefieren llamarlas a ellas porque consideran que son más responsables y detallistas.

Hoy en día ya no es extraño encontrar a mujeres albañiles, carpinteras, electricistas, plomeras, chaperas, guardias de seguridad, y también árbitras de fútbol, quienes hacen un trabajo igual o mejor que sus pares los hombres.

No obstante, un tema pendiente es la menor remuneración que todavía perciben las mujeres en algunos oficios y profesiones. Y si bien esta brecha se cierra cada vez más, es necesario trabajar en este aspecto, para que ambos, hombres y mujeres, reciban un trato más equitativo en el tema económico.

Un informe de ONU Mujeres señala que las mujeres, que se encuentran en primera línea en diferentes actividades en esta época de pandemia, ganan un 11% menos globalmente en comparación con sus homólogos masculinos. Por este y otros motivos, el lema de este año es, “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la COVID-19”.

El 8 de marzo se recuerda el Día Internacional de la Mujer, una jornada que debe servir para reflexionar, tanto a hombres como mujeres, con el fin de trabajar para conseguir mayor equidad y que, sobre todo, no se siga cargando solo sobre los hombros de las mujeres el cuidado del hogar, de los hijos, de los adultos mayores y de los enfermos. Esta tarea, que por cierto es bastante pesada, debe ser compartida con sus pares, los hombres, porque en la mayor parte de los casos de trata de familiares en común.

La buena noticia es que en la última década se han logrado avances importantes, aunque no suficientes, en la búsqueda de equidad para mujeres y hombres. Lamentablemente quedan aún algunos resquicios de machismo, personas que no aceptan una plena igualdad.

Y volviendo al tema de las mujeres en trabajos que eran exclusivos para los hombres, en los últimos años se han implementado programas que capacitan a las mujeres en diferentes oficios y profesiones técnicas.

Gracias a uno de estos programas, por ejemplo, en pasados días al menos 80 mujeres se graduaron como electricistas y carpinteras en aluminio, lo que mejora sus posibilidades de conseguir empleo de calidad y mejor remuneración.

Afortunadamente esta acción, así como otras que se implementan cada año, permite que más mujeres estudien, se capaciten y, sobre todo, conozcan sus derechos para exigirlos en los diferentes ámbitos.

El tiempo en el que a la mujer se le permitía estudiar solo el nivel primario, porque se daba prioridad a los hombres, ha quedado en el pasado. Actualmente, pese a que todavía hay resistencia de parte de algunos sectores, la mujer ya puede estudiar, trabajar y optar por cargos en los diferentes niveles de decisión.

El trabajo, no obstante, es aún de largo aliento, porque debemos erradicar la violencia contra la mujer.

Cambios

El tiempo en el que a la mujer se le permitía estudiar solo el nivel primario ha quedado en el pasado. Ahora, el desafío pendiente es erradicar la violencia contra este sector aún vulnerable.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad