Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 00:55

La mora judicial sube y los jueces descansan

La mora judicial sube y los jueces descansan

Uno de los tantos problemas que tiene la justicia en el país es la mora en los procesos judiciales. Basta recorrer las oficinas de los tribunales para ver a los litigantes protestan porque están semanas, meses y hasta años peregrinando para que sus causas sean atendidas.

En esta gestión, el panorama fue aún más complicado y, de hecho, es más que seguro que la mora alcanzará cifras récord. Por la pandemia, todo el sistema de justicia dejó de trabajar con normalidad más de cinco meses.

Luego retomó las actividades, pero en horario continuo. Los funcionarios no han implementado un sistema especial para recuperar las horas perdidas y mucho menos para tratar de poner al día las causas que se fueron acumulando de manera preocupante.

Mientras los administradores de justicia y otro personal de esa institución toman un descanso, las personas que tienen juicios siguen peregrinando para ser escuchadas y que un juez se apiade y revise sus causas.

Se conoce que en todo el territorio nacional hay más de 300 mil casos pendientes por resolver; muchos se arrastran desde hace varios años. Pese a que el trabajo fue completamente irregular en el sistema de justicia debido al mortal virus y hay miles de casos que necesitan ser atendidos, esa institución haya ingresado en un receso escalonado desde el 21 de este mes hasta el 15 de enero del próximo año.

Aunque ahora le hayan cambiado de nombre y le llamen receso y no vacación colectiva, como sucedía hasta la gestión 2019, lo cierto es que el sistema judicial no está trabajando con normalidad, pese a que tiene una elevada mora judicial, superior a la de años anteriores.

¿Será posible que en un país, que necesita que todos trabajen para recuperar el tiempo perdido, exista una institución que se tome un receso? Es cuestionable desde todo punto de vista que eso suceda. Es momento de que todos le pongan el hombro al país para salir de la profunda crisis social, económica, judicial y política que estamos viviendo.

No pueden existir sectores “privilegiados” mientras que otros hacen lo imposible para aportar con su granito de arena y superar los problemas que provocó el mortal virus.

Responsabilidad

Cuando los trabajadores regresen a las actividades normales, esperemos que lo hagan con responsabilidad y compromiso; miles de litigantes aguardan que sus causas sean atendidas.