Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 01:58

Mini Estados en Bolivia

Mini Estados en Bolivia

Challapata, Ivirgarzama, Yapacaní, San Julián y Caranavi, además de El Alto, son algunas poblaciones en las que se comercializan vehículos robados e indocumentados, donde la Policía y las Fuerzas Armadas no intervienen, como es su deber, para poner orden y desbaratar este delito que se perpetra en forma abierta.

Un investigador chileno, que siguió la pista de vehículos robados en su país, denunció que en el Chapare existe una población con el sobrenombre de “México chico”, que se caracteriza por dos particularidades, porque es uno de los lugares elegidos por las mafias que roban vehículos para llevar su botín, y debido a que se trata de una de las varias localidades del país en las que la Policía no se anima a ingresar para hacer cumplir la ley.

Si el Estado boliviano no puede ingresar a determinado territorio, pese a que cuenta con los mecanismos para hacerlo, es una señal de que las mafias están ganando terreno, amedrentando no solo a la población que habita en esa región, sino también a las fuerzas del orden que tienen la misión de velar por la seguridad de la gente y luchar contra el crimen organizado.

Yapacaní es otra población, en Santa Cruz, donde los delincuentes que roban vehículos, venden impunemente los motorizados, sin placas ni documentos. Lo más irónico en este caso es que la feria se instala a pocos metros de donde se encuentra una repartición policial.

La respuesta fuera de lugar que emitió un jefe policial a la interpelación de un reportero, en sentido de por qué no se intervenía la feria de autos donde se comercializan autos indocumentados, es la muestra patente de que en el país no se quiere luchar para erradicar ciertos delitos o las autoridades se hacen de la vista gorda.

El jefe policial en cuestión justificó su inacción argumentando que se trataba de vehículos, efectivamente sin placas, pero que no están circulando. “El vehículo está parado, está a la venta, no está caminando”, afirmó.

Agregó que la Policía no puede hacer nada en estos casos, y solo interviene cuando el vehículo está circulando y el conductor comete alguna infracción de tránsito.

Es decir, si el vehículo circula sin placas es una infracción, pero si está detenido, no se puede hacer nada, afirmó el jefe policial al programa Detrás de la Verdad.

Que en el territorio nacional existan poblaciones donde las fuerzas del orden no puedan ingresar es una severa llamada de atención para el Gobierno, porque como administrador del Estado debe realizar las gestiones e instruir a la Policía y Fuerzas Armadas luchar frontalmente contra estos delitos que socavan la institucionalidad del país, dejando además su imagen por los suelos.

No es posible que en el país existan mini Estados que no permitan la presencia de la Policía y espacios en los que se cometan crímenes frente a las instituciones que deben velar por la seguridad de la población.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad