Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 15 de abril de 2021
  • Actualizado 05:10

Mercados necesitan un plan, no parches

Mercados necesitan un plan, no parches

Los mercados siguen siendo una bomba de tiempo que puede estallar en cualquier momento. Cientos de comerciantes han invadido las calles y aceras desde hace varias décadas y, pese a las reiteradas promesas que realizan los candidatos (y luego autoridades) que pugnan por ocupar la silla municipal, hasta ahora poco o nada se ha avanzado en su mejoramiento.

Los comerciantes, al igual que sucede con los transportistas, se constituyen en un sector que demuestra fuerza a la hora de exigir reivindicaciones, algunas comprensibles, pero otras fuera de tono y que no condicen con la intención de tener una ciudad ordenada para vivir.

Además de provocar congestionamiento vehicular extremo, malestar en los peatones y una mala apariencia de la ciudad por la basura que generan, en más de una oportunidad los comerciantes han impuesto su capricho, por la fuerza.

Un conflicto que se arrastra desde hace varios años es la construcción de casetas en lugares no autorizados, a tal punto que esta irregularidad ha ocasionado enfrentamientos entre comerciantes y guardias municipales, con el saldo de personas heridas.

Las promesas de los candidatos apuntan, en forma coincidente, a la construcción de nuevos y modernos mercados, pero no solo en el Casco Viejo, sino, principalmente, en los diferentes distritos, con el fin específico que las familias ya no tengan que peregrinar hasta el centro de la ciudad.

No obstante, esta intención de acercar los mercados a los barrios no ha tenido el éxito que esperaban sus impulsores, porque la gente sigue llegando hasta el sector de La Cancha, con el argumento de que los precios son más bajos y hay mayor diversidad de productos.

Sin embargo, lo que la gente no se percata es que, en los mercados zonales o modelos como se los denomina ahora, se encuentra también una variedad de productos para que la familia pueda abastecerse y, lo más importante, está más cerca de su hogar.

Además de garantizar la implementación de otros mercados en los diferentes distritos, las autoridades deberían motivar a más comerciantes para que ocupen los puestos vacíos y lleven la mayor cantidad de productos, de modo que los compradores ya no tendrían la excusa de ir a La Cancha.

Construir más casetas en el sector de La Cancha no resolverá el problema de los miles de comerciantes que deambulan por las calles céntricas, lo único que resultará es mayor caos vehicular y peatonal, más basura e inseguridad ciudadana por la aglomeración de personas.

Seguir construyendo casetas, unas sobre otras, demuestra que las personas que administran la ciudad no tienen autoridad y menos planes para resolver este conflicto que mantiene en ciernes a toda la población, desde hace décadas. 

Cambio

La intención de acercar los mercados a barrios no ha tenido el éxito que esperaban sus impulsores, porque la gente sigue llegando hasta el sector de La Cancha.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad